Protestas violentas en Egipto

La Hermandad Musulmana recuerda golpe contra Morsi

Manifestantes egipcios partidarios de Morsi muestran pancartas con su imagen  en Nasr City, en El Cairo. El cuatro de la pancarta hace referencia a la mezquita más cercana.

Manifestantes egipcios partidarios de Morsi muestran pancartas con su imagen en Nasr City, en El Cairo. El cuatro de la pancarta hace referencia a la mezquita más cercana. Crédito: EFE

EL CAIRO, Egipto (EFE).— Los Hermanos Musulmanes volvieron ayer a protestar en las calles de Egipto, cuando se cumplen dos meses del golpe militar que depuso al presidente Mohamed Morsi, aunque las manifestaciones fueron dispersas y poco multitudinarias por el fuerte despliegue de seguridad

Las protestas, convocadas por la Coalición Nacional para la Defensa de la Legitimidad y que salieron después de la oración de Al Asr, alrededor de las 3:30 de la tarde, hora local (1:30 de la tarde, hora del meridiano de Grenwich), no consiguieron movilizar a muchos manifestantes, con una organización todavía conmocionada por la represión.

En El Cairo, donde se celebran habitualmente manifestaciones con miles de personas, las tres principales protestas sacaron a cientos de participantes en los barrios de Mohandisin, en el centro de El Cairo, Maadi, en el sureste, y Ciudad Naser, en el este, según pudo constatar Efe.

Al caer la noche, aumentó el número de participantes en la manifestación de Mohandisin, que se dirigió a la avenida de la Liga Árabe, escenario el viernes pasado de choques violentos entre manifestantes islamistas y fuerzas del orden que causaron seis muertos.

En el acomodado barrio de Ciudad Naser, cientos de manifestantes protestaron cerca de la mezquita de Al Salam, mientras que un número similar de asistentes se concentraron en el barrio de Maadi, sin que se registraran actos de violencia.

Los participantes en esos actos corearon consignas contra el golpe de Estado del pasado 3 de julio y en favor del depuesto presidente, y levantaron banderas de Egipto y fotos de Morsi.

El depuesto mandatario, que perteneció a los Hermanos Musulmanes hasta que accedió a la Presidencia del país en junio de 2012, fue depuesto por el Ejército el 3 de julio pasado, tras multitudinarias protestas que pedían elecciones anticipadas, y desde entonces se halla en paradero desconocido, retenido por los militares.

Desde la mañana, el Ejército aumentó su despliegue y de sus vehículos blindados en la céntrica plaza Tahrir, alrededor de las embajadas de Estados Unidos y del Reino Unido, y cerca de las sedes del Consejo de Ministros, del Ministerio de Interior y del Parlamento.

Asimismo, las fuerzas militares y de seguridad, acompañadas por blindados, se desplegaron en el distrito de Guiza, como en las entradas de la avenida de la Liga Árabe, y cerca de la mezquita de Mustafa Mahmud, de donde suelen salir, últimamente, las protestas islamistas.

También se celebraron protestas en otras ciudades egipcias, como Ismailiya, Alejandría, Fayum y Bir al Abd, ubicada en el norte de la península del Sinaí.

El portavoz del grupo salafista Gamaa Islamiya, aliado de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Hasan, aseguró hoy a Efe que su grupo presentó en los últimos días una iniciativa para hallar una solución consensuada a la crisis actual en Egipto.

Explicó que la propuesta empieza con la liberación de los detenidos y “la recuperación de la legitimidad constitucional” a través de la vuelta de Mursi, quien, según la iniciativa, podría dimitir tras delegar sus competencias a un primer ministro consensuado.

“Por el interés de la patria, todos, incluso los golpistas, son conscientes de que existe necesidad de una fórmula para el entendimiento”, señaló Hasan.

En paralelo con las protestas, las autoridades han llevado a cabo, en los últimos dos meses, una campaña de arrestos contra dirigentes islamistas en todo el país y han enjuiciado a los máximos responsables de los Hermanos.

Ayer mismo, los servicios de seguridad detuvieron al ex gobernador de la provincia de Minia Mustafa Aisa, que es también dirigente local de los Hermanos Musulmanes.

Aisa, que fue arrestado junto a su consulta en la ciudad de Minia, 250 kilómetros al sur de El Cairo, está acusado de incitación a la violencia y de implicación en los choques que tuvieron lugar en esa provincia.

Asimismo, un tribunal militar de la ciudad egipcia de Suez, en el norte del, país condenó a cadena perpetua a un supuesto miembro de los Hermanos Musulmanes y a otros 51 islamistas a entre cinco y quince años de prisión por cometer actos de violencia durante las protestas del pasado mes.

Además de su implicación en las cuestiones de la política interna, el Ejército egipcio continúa su operación militar en la península de Sinaí, supuesto refugio de “yihadistas”, donde ayer mató a al menos 15 supuestos islamistas radicales en una amplia operación castrense en las zonas de Rafah y Al Arish.

En esta nota

Egipto protestas

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain