Fin de huelga de hambre

Prisioneros levantan su ayuno tras promesa que el Senado intervendrá
Fin de huelga de hambre
Autoridades dijeron que continuarán las reformas sustanciales en las celdas de confinamiento en solitario (SHU).
Foto: AP

SACRAMENTO.— A punto de cumplirse tres meses de huelga de hambre en las prisiones estatales de California, los presos levantaron el ayuno que buscaba poner fin a la práctica de ponerlos en celdas de aislamiento por décadas, lo que dicen es una tortura.

“Esta decisión es especialmente difícil considerando que la mayoría de nuestras demandas no han sido satisfechas. El 100% de los presos han estado y permanecen 100% comprometidos en una reforma real aún cuando eso requiera un sacrificio máximo”, dijeron los reos en huelga a través de un comunicado emitido por la Coalición en Solidaridad con la Huelga de Hambre de los Prisioneros.

Aunque aclararon que las muertes de presos no era el objetivo del prolongado ayuno.

Este movimiento fue levantado debido al compromiso hecho hace cinco días por dos legisladores, el asambleísta demócrata de San Francisco Tom Ammiano y la senadora demócrata de Berkeley Loni Hancock para llevar a cabo una serie de audiencias legislativas en torno a las condiciones de los reos.

“Estoy feliz de que nadie haya muerto”, dijo Ammiano.

Y aclaró que el trabajo real comienza ahora. “Muy pronto vamos a prepararnos para estas audiencias y esperamos poner fin a las vergonzosas condiciones que desencadenaron la huelga de hambre”.

El secretario del Departamento de Prisiones (CDCR) Jeff Beard dijo que estaban satisfechos de que la huelga hubiera sido suspendida antes de que algun preso se enfermara seriamente.

Agregó que continuará con las reformas sustanciales en las celdas de confinamiento en solitario (SHU) que iniciaron hace dos años.

Según los presos los cambios hechos por el CDCR son parte de una estafa para restarle méritos a la demanda legal que mantienen contra el estado para parar el confinamiento en solitario en la Prisión Estatal de Pelican Bay.

La huelga de hambre con una duración de 59 días inició con la participación de 30,000 reos de las prisiones estatales y terminó con poco menos de 200. El 19 de agosto pasado, la administración del gobernador Jerry Brown consiguió una orden de un juez para forzar la alimentación por la vía intravenosa de aquellos presos huelguistas de hambre en peligro de muerte.

El Centro por los Derechos Constitucionales que entabló a nombre de los presos, una demanda federal que desafía el aislamiento indefinido de los presos en Pelican Bay informaron en una declaración enviada a los medios que esperan que las audiencias legislativas lleven a la abolición de una vez por todas del confinamiento en solitario.

“Nosotros visitamos a los representantes de los presos y estamos muy complacidos con la senadora Hancock y el asambleísta de San Francisco, Tom Ammiano por convocar a las audiencias”, dijo Anne Weills, la abogada de Oakland que representa a los presos que están demandando al estado sobre el uso indefinido del aislamiento.

Ls huelga que acabó fue la tercera que los presos llevan a cabo para presionar por el fin en las celdas de aislamiento (SHU) a donde se manda a los responsables y presuntos acusados de delitos relacionados con las pandillas para marginarlos del resto de la población. En la primera y segunda huelga de hambre en 2011 y 2012 han participado hasta 12,000 reos.