Hay que empacar a Colin

La misión de Green Bay es neutralizar al mariscal de campo de SF
Hay que empacar a Colin
Colin Kaepernick (7) trata de escapar a un círculo de defensa diseñado por los Empacadores en el partido de la serie divisional de la NFC en enero pasado.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).— La última vez que los Empacadores vieron a Colin Kaepernick en persona, el mariscal de campo de los 49ers era un meteoro fundiendo una defensa porosa.

Cuando Green Bay visite a San Francisco para el duelo estelar de mañana en la NFL, más le vale a los Empacadores que su defensiva haya mejorado.

Kaepernick fijó un récord para quarterbacks en los playoffs al correr para 181 yardas en el triunfo de San Francisco por 45-32 sobre Green Bay, en la ronda de división de la pasada postemporada.

Green Bay, que tiene un mariscal bastante efectivo llamado Aaron Rodgers, lució inepto a la hora de tratar de frenar a Kaepernick y la ofensiva de pistola.

El linebacker de los Empacadores, Clay Matthews, reconoció que la ofensiva de pistola “se ha convertido en algo importante en la Liga, y puede ocasionarte problemas porque te provoca incertidumbre”.

El coordinador defensivo de los Empacadores, Dom Capers, quiere que sus jugadores sean agresivos y ataquen a Kaepernick y a los otros protagonistas de la ofensiva de los 49ers.

Por supuesto, eso es mucho más sencillo sobre el papel, tomando en cuenta que San Francisco cuenta con Frank Gore como corredor, con Vernon Davis como tight end, y con Anquan Boldin como wide receptor, además de una sólida línea ofensiva.

Rodgers en realidad es uno de los mejores quarterbacks de la NFL a la hora de improvisar jugadas a la carrera, ni siquiera el mismo Kaepernick lo supera en este renglón.

Así que tiene Rodgers la capacidad para mantener a raya a la buena defensiva de San Francisco, encabezada por los linebackers Patrick Willis, NaVorro Bowman y Aldon Smith, una de las más sobresalientes actualmente en la NFL.

Por otro lado, la defensiva de los Vaqueros no será la única novedad al inicio de la temporada de la NFL.

La formación ofensiva de los Gigantes de Nueva York tendrá casi la misma cantidad de cambios en el partido de mañanapor la noche en Dallas.

Los Gigantes, que en el pasado solían apostar a la estabilidad, saldrán contra la nueva formación 4-3 de los Vaqueros con dos rostros nuevos en la línea protectora y un tercer jugador, Kevin Boothe, pasando del ala izquierda al medio.

Esa no fue la manera como Tom Coughlin planeó las cosas para la temporada, pero las lesiones sufridas durante la pretemporada del center David Baas y al tackle derecho David Diehl forzaron los cambios que tienen ahora como tackle derecho a Justin Pugh (primera selección del draft) y como guard izquierdo a James Brewer.

“Así es la NFL lo seguirá siendo”, dijo Boothe.

Al enfrentar a Dallas, no va a ser fácil, especialmente considerando que la línea defensiva de los Vaqueros cuentan con los ends DeMarcus Ware y Anthony Spencer, quien no ha practicado esta semana debido a una lesión de rodilla.

El coordinador ofensivo Kevin Gilbride no está seguro si los cambios lo obligarán a moderar el plan de juego.