Encuentran cadáveres de madre e hija en incendio en Compton

Cinco de siete miembros de una familia latina lograron escapar del siniestro ocurrido en la madrugada
Encuentran cadáveres de madre e hija en incendio en Compton
Tras horas de búsqueda, autoridades encontraron los cadáveres de Teresa López, de 34 años, y su hija Margarita, de 11.
Foto: Virginia Gaglianone

Tras horas de búsqueda, autoridades encontraron los cadáveres de Teresa López, de 34 años, y su hija Margarita, de 12, entre los escombros de la vivenda consumida por un incendio esta madrugada en el 4300 del bulevar Compton y la calle Cookacre en Compton.

El esposo de López, Francisco Elizalde, logró escapar al fuego con tres de sus hijos y su nieto Ethan de 2 años al poco tiempo de el inicio del incendio alrededor de las 2 am.

Sofía, la hija mayor, dormía con el niño más pequeño, Ignacio, de 3 años de edad, y pudo salvarlo al comenzar el fuego. Maribel, de 21 años, dormía con su hijo Ethan, de 5 años y también pudo salvarlo. Teresa dormía con su hija de 12 años y no pudieron escapar.

“Las encontraron abrazadas”, comentó una vecina que no quiso ser identificada.

La familia vivía en el segundo piso de una casa, que en la primera planta tenía un taller de autos y donde aparentemente, comenzó el incendio. Vecinos dijeron que los despertó el sonido de una explosión. Les tomó a los bomberos una hora y media apagar el fuego.

Los familiares de Teresa y Margarita permanecían esperanzados que las encontraran con vida. La búsqueda duró hasta pasado el mediodía, cuando los oficiales del Sheriff, llamaron a Rafael López hermano de la víctima, y a Joe Marsana, cuñado de la víctima, para informarles que habían encontrado los dos cuerpos.

“Ahora harán las autopsias de los cuerpos, pero ya es seguro que se trataba de mi hermana y mi sobrina”, indicó López.

“Nunca pensé que algo como esto nos pasaría. Nadie se espera que pasen estas cosas”, señaló Marsano.

Elizalde, el resto de los hijos y la hermana de Teresa no sufrieron heridas. Actualmente, se encuentran en la oficina del Sheriff de Compton.

La causa de la explosión y el incendio, continúa bajo investigación.