Informarán en Chicago sobre nueva directiva de ICE

Inmigrantes indocumentados en Illinois tienen la esperanza de que mientras se espera la aprobación de una reforma migratoria, una nueva directiva de ICE evite la separación de sus familias.

Abraham Martínez, su esposa Blanca Lino y sus cuatro niñas.
Abraham Martínez, su esposa Blanca Lino y sus cuatro niñas.
Foto: Belhú Sanabria/La Raza

Chicago.- Como se estima que de continuar la separación de familias a causa de las deportaciones al ritmo actual y ante la falta de aprobación de una reforma migratoria, miles de niños más terminarán en hogares sustitutos, el mexicano indocumentado Abraham Martínez manifestó su preocupación.

Martínez, de 29 años, es padre de cuatro niñas ciudadanas estadounidenses de uno, cuatro, cinco y siete años y contó a La Raza que no quisiera ni imaginarse lo que pasaría si lo separan de sus hijas.

Este oriundo del Distrito Federal sabe que aunque tiene orden de deportación suspendida, esto puede cambiar en cualquier momento.

Por eso espera que una nueva directiva de la Oficina de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE), que entró en efecto el pasado 23 de agosto, se cumpla y sea una esperanza para muchos padres indocumentados que no quieren ser separados de sus hijos mientras esperan la reforma migratoria.

La directriz de nueve páginas titulada ‘Facilitating Parental Interests in the Course of Civil Immigration Enforcement Activities’ establece que se deben facilitar los derechos de los padres o tutores legales detenidos en el curso de un proceso migratorio.

El memorando indica que los agentes de ICE deben usar la ‘discreción fiscal’ cuando en primera instancia se trata de inmigrantes indocumentados que tienen hijos menores de edad sin importar el estatus migratorio de los niños.

Entre otros puntos, el documento estipula que se deben considerar alternativas a la detención; como por ejemplo, la liberación vigilada en el caso de padres indocumentados que tengan niños pequeños y que no cuenten con nadie idóneo para cuidarlos.

También se indica que de ser detenidos, los padres podrán mantenerse recluidos cerca (en el mismo estado) de donde se encuentren sus hijos y que se les permitirá la participación en casos de corte por cuestiones de procedimientos de bienestar infantil.

Martínez trabajaba como ayudante de mudanzas, trabajo que le permitía ser el sustento de su esposa Blanca Lino, de 35 años y quien padece de trastorno bipolar, depresión y psicosis, y de sus cuatro pequeñas.

Además, su hija de cinco años se ha sometido a cuatro cirugías por problemas de labio leporino y daños auditivos.

En el 2012, estando con amigos en una parada de camiones en Pensilvania, unos policías los vieron tomando licor y les pidieron identificaciones.

Según contó, Martínez cometió el error de mostrar una identificación falsa. “Estos policías me entregaron con Inmigración y estuve recluido en un centro de detención de ese lugar por dos meses y medio”, relató.

Un abogado privado peleó su caso y como tiene hijas y esposa ciudadana al poco tiempo logró que le otorgaran un permiso de trabajo. Todo estaba bien; pero errores cometidos en el pasado le cobraron la factura.

“En el pasado tuve dos DUI y en el 2010 por manejar con licencia revocada me querían dar un año de cárcel aquí en Chicago y mi abogado lo peleó y me dieron arresto domiciliario”, dijo.

“Estoy con un grillete en el tobillo, sé que no hice lo correcto; pero manejé porque tenía que ir a trabajar para traer dinero para llevar a casa”, contó Martínez, quien cumple arresto domiciliario en la organización Centro Sin Fronteras con sede en Chicago porque su domicilio está en Woodridge, en el condado de DuPage.

Quien tampoco quiere ser separada de su familia es la mexicana indocumentada Francisca Lino, casada con el ciudadano estadounidense Diego Lino.

Francisca tiene orden de deportación por haber reingresado ilegalmente a EE.UU. Ella y su esposo también tienen hijos menores. Ambos esperan que la nueva directiva emitida por ICE se cumpla para que así puedan seguir cuidando a su familia y aguardando a que aprueben una reforma migratoria.

Para Emma Lozano, directora ejecutiva de Centro Sin Fronteras, hay que tener claro que esta es una directiva, no es una ley federal ni tampoco da a los indocumentados una forma legal de permanecer en el país.

Solamente si los paran manejando, en una redada o en su fábrica, ellos van a poder tener la oportunidad de decir ‘tengo hijos menores y bajo esta directiva no me deben deportar’”, dijo Lozano.

“Por eso nosotros decimos que esta directiva solamente ayuda si uno sabe cómo defenderse y es por eso que pensamos hacer próximamente unos talleres sobre este tema”, indicó Lozano a La Raza.

La abogada Karla Altmayer, del Immigrant and Workers’ Right Group de la Legal Assistance Foundation (LAF), dijo a La Raza que una directiva es una sugerencia, una guía; no es una regla que necesariamente se tiene que seguir, no es ley.

“Por ejemplo, han habido directivas que dicen que Inmigración debe dar prioridad a arrestar y detener a criminales que son un peligro para la sociedad antes que a indocumentados que no tienen récord de crimen. Pero aunque tienen esa directiva, hay muchos lugares en los Estados Unidos donde todavía están arrestando y deportando a gente que no tiene antecedentes criminales”, dijo la abogada.

Altamayer indicó que hay que tener en cuenta que “aunque está esa directiva, esta administración [la del presidente Obama] es la que ha deportado a más gente que otras administraciones”.

“Entonces es bueno que estén haciendo esta directiva porque están reconociendo que no quieren romper familias; pero al mismo tiempo pueden hacer más que una directiva, pueden hacer una ley o pueden incorporar eso en una reforma que no se sabe si se va a llevar a cabo o no, porque si solo se van a hacer directivas pues no necesariamente puede indicar que el sistema va a cambiar”, comentó la profesional.

Según datos de ICE, EE.UU. deportó 409,849 personas en el año fiscal 2012, de las cuales un 55% fueron declaradas culpables de delitos graves o delitos menores. En el año fiscal 2011 se deportaron 396,906 personas y en el 2010 a más de 392,000 respectivamente.

Niños con padres sustitutos o de crianza

-Según la organización Human Impact Partners se estima que unos 150,000 niños nacidos en los Estados Unidos se vieron afectados en el 2012 por la detención y deportación de sus padres.

-Defensores de los derechos de los inmigrantes señalan que muchos de esos menores que no tienen parientes directos pasan a manos de padres sustitutos o de crianza.

-En ese sentido, un estudio del centro Applied Research Center indicó que alrededor de 5,100 menores se encuentran actualmente en un hogar de crianza a consecuencia de la detención o deportación de los padres.

-El estudio calcula que, de continuar la separación de familias a causa de las deportaciones, para el 2016 habrá unos 15,000 niños más que acabarían en hogares sustitutos.

Directiva ‘Facilitating Parental Interests in the Course of Civil Immigration Enforcement Activities’

Foro informativo, Sábado 14 de septiembre, 1:30 pm, Familia Latina Unida, 2242 S. Damen Ave.