A pasarles la cuenta

Andy Reid regresa triunfante a la ciudad del equipo que lo despidió

Andy Reid vuelve a su punto de partida donde dejó su nombre en alto.
Andy Reid vuelve a su punto de partida donde dejó su nombre en alto.
Foto: AP

FILADELFIA, Pensilvania (AP).— Andy Reid aclaró su garganta, expresó algunas frases familiares y restó importancia a su regreso a Filadelfia.

El mismo Andy de siempre.

“No es en ese punto en el que estoy ahora”, dijo Reid cuando se le preguntó si se iba a poner emotivo cuando sus Jefes de Kansas City (con marca de 2-0) jueguen esta noche contra los Águilas (1-1).

“No me siento así. Si no fuéramos a jugar un encuentro de futbol (americano) contra un buen equipo, quizá la mente iría ahí. No veo a mi mente yendo ahí. Mi mente va a estar en el trabajo en cuestión y en lo que tenemos que lograr en un lugar difícil para jugar”, señaló.

Resulta claro que Reid es todavía un tipo estoico. ¿Pero también debe ser consciente del condimentado escenario del cual él es protagonista?

Reid guio a Filadelfia a nueve apariciones en la postemporada, seis títulos divisionales, cinco partidos de campeonato de la Conferencia Nacional y un Super Bowl.

Fue despedido luego de registrar una foja de 4-12 el año pasado en su 14ta temporada.

Aunque ha tenido un excelente inicio de campaña con los Jefes, que tuvieron registro de 2-14 el año pasado, Chip Kelly ha revigorizado a los Águilas y a sus aficionados con su ofensiva de ritmo frenético.

“Tengo gran respeto por Andy”, dijo Kelly. “Si uno simplemente camina por estos corredores y mira todos los campeonatos, los campeonatos divisionales, los campeonatos de conferencia, lo que ha logrado, él ha tenido un enorme impacto aqui”.

“Hay pocos en esta profesión que valen por sí mismos. Se percibe al máximo cuando se tiene la oportunidad de estar alrededor de ellos, como Andy Reid”, agregó.

Habrá que ver qué tanto puede ayudar a Kansas City el hecho que su entrenador conozca a su rival, la carga emocional será muy fuerte, y Reid deberá mostrar de una manera clara y convincente que Filadelfia cometió gran error al despedirlo.