Nissan Juke 2013, a prueba de manejo

Una de las opciones más distintivas del mercado viene en la entrega de este vehículo de la firma japonesa
Nissan Juke 2013, a prueba de manejo
Este singular diseño atrae las miradas de propios y extraños.
Foto: Nissan

Tuvimos la oportunidad de probar este vehículo de la marca japonesa que, desde su lanzamiento, se alza como una de las opciones más distintivas y particulares del mercado.

Desde que Nissan introdujo al Juke en el mercado hace tres años, el innovador modelo no pasó desapercibido ni dejó a nadie indiferente. A pesar del tiempo transcurrido su estética extraña y futurista, continuamente emparentada con la de una rana, sigue inspirando adhesiones y rechazos en partes iguales. Lo que es innegable es que su impronta innovadora lo dota de una gran personalidad que hace juego con la diversión que ofrece al volante.

La gran sensación de manejo se debe a la combinación entre el pequeño tamaño del auto y las grandes prestaciones del motor 1.6 litros Turbocargado capaz de erogar 188 HP. Aunque en el momento del arranque notamos el típico lag de los motores Turbo, el Juke rapidamente toma velocidad. A este gran nivel de respuesta se suma una dirección precisa y una gran sensación de control provista por el sistema de tracción integral.

En la unidad que probamos (SL AWD) el motor lleva acoplada una transmisión Xtronic CVT (Continuosly Variable Transmission) con modo S, pero también se ofrece para los modelos SV y SL de tracción delantera una de seis velocidades manual. Ambas tienen en común un consumo ejemplar, que en el caso del Juke que probamos es de 25 mpg en ciudad, 30 mpg en autopista y 27 mpg en ciclo combinado.

Este vehículo enmarcado entre los hatchbacks del segmento B no solo sobresale por sus líneas que escapan de lo común o por sus prestaciones dinámicas y deportivas; también se diferencia de sus competidores por unas proporciones atípicas.

El Juke es más largo que un hatchback tradicional pero no lo es tanto como otros crossover, lo que lo convierte en un modelo práctico para el usuario que necesite un buen espacio de carga (rebatiendo la segunda fila de asientos) pero que busca la sensación de manejar un vehículo pequeño y ágil tanto a la hora del manejo como al momento de estacionar.

Al momento de introducirnos en su habitáculo nos encontramos con que, aunque cuenta con un aspecto muy moderno, su estilo no llega a igualar el nivel de innovación de su exterior.

Entre lo más destacado de su equipamiento tecnológico encontramos dos pantallas LCD ubicadas en la consola central, la principal con los sistema de audio y navegación y la secundaria integrando el climatizador y la interface mediante la cual se elige entre los tres modos de conducción.

En cuanto al espacio interior y sus comodidades, el Juke ofrece sensaciones realmente confortables a los ocupantes de las plazas delanteras gracias a elementos como las butacas en cuero y el techo panorámico (nuestra unidad de prueba contaba con el equipamiento completo). Distinto es en la segunda fila de asientos, la que presenta poco espacio y es funcional solo para niños o para viajes cortos. Amén de esto, es preciso comentar que al rebatir estas butacas el Juke cuenta con una gran area de carga.

En definitiva, el Juke se presenta como una opción versátil, válida para el conductor que busca diversión al volante combinado con una estética distintiva.