Mujeres activistas en la lucha

Las formas de organizar a los residentes de la ciudad han cambiado un poco, pero no la agenda

En 1969, mientras los Young Lords reclamaban la independencia de Puerto Rico y el fin de la guerra de Vietnam, su plataforma política tenía como pilar la filosofía del “machismo revolucionario”.

Para la veterana activista Iris Morales, miembro de Young Lords Party (YLP) y autora del documental “¡Palante, Siempre Palante!”, pertenecer a ese grupo siendo mujer significaba tener que luchar doblemente.

“Los asuntos de la mujer estaban relegados. Era inaceptable cuando las mujeres integrábamos la tercera parte de YLP”, destacó Morales. “¿Cómo un movimiento revolucionario podía tener lagunas de retroceso en sus bases?”.

Cinco décadas después, la lucha de jóvenes activistas ha cambiado en aspectos como el uso de nuevas tecnologías, pero las motivaciones por el logro de justicia son las mismas.

“Las mujeres de nuestras comunidades siguen siendo abusadas”, destacó Sharon de la Cruz, una joven organizadora en asuntos de la mujer de The Point, en el Sur de El Bronx. “Las cifras de víctimas de violencia doméstica son un indicador de que el sexismo no es un asunto del pasado”.

De la Cruz expresó sentirse vinculada con los esfuerzos de Morales y otras activistas que abrieron brecha en YLP, como Denise Oliver, e indicó que otras luchas de la época, como la defensa del derecho al aborto, trascendieron a la actualidad.

Iris Morales destacó que el machismo sigue estando en la agenda de las jóvenes activistas. Enfatizó que la lucha de su generación desembocó en una presencia más firme de la mujer en los movimientos sociales, pero es necesario no dejar de vigilar para que no caiga en retroceso.

Morales apuntó que YLP tuvo su cuna en la rabia de los hijos de los primeros puertorriqueños en Nueva York, azotados por el racismo, la pobreza, la violencia y los estereotipos negativos.

“Ese contexto me empujó a comenzar en el activismo como organizadora estudiantil a los 16 años, cansada de una educación de baja calidad”, dijo.

Un sentimiento similar es el que llevó a Janet Pérez, presidenta de Lehman College DREAM Team, a defender su derecho a la educación sin las etiquetas de “indocumentado” o “ilegal”.

“Los Young Lords eran ciudadanos estadounidenses a quienes se les negó la promesa de democracia e igualdad”, señaló. “Los soñadores somos otra generación de jóvenes que encara el discrimen y se nos niegan mejores oportunidades por documentos que no deberían definir lo que somos”.

Morales señaló que, en su contexto, la difusión de ideas se hacía por medio del rotativo Pa’Lante, panfletos, programas de radio y de boca en boca.

“Poco usábamos el teléfono por miedo a llamadas intervenidas, ahora las redes sociales son una radiografía de las personas. Facilitan el espionaje”, dijo. “Toda herramienta de comunicación es una arma de doble filo”.

Dominique Hernández, organizadora de New York State Youth Leadership Council, comentó que las redes sociales son indispensables para la difusión de ideas y acciones, pero todavía se practican los viejos métodos.

“Creemos en mirar a los ojos y expresar nuestras experiencias boca en boca, para convencer al otro de nuestra causa y lucha”, indicó la estudiante de 23 años.