A una nueva lucha titánica

Adrián González dice que lo mejor está por venir para Dodgers en playoffs

A una nueva lucha titánica
Adrián González platica con Yasiel Puig en la práctica de ayer de los Dodgers antes de emprender el viaje rumbo a Atlanta.
Foto: AP

Para un pelotero de la consistencia de Adrián González, 162 juegos no son suficientes.

El toletero zurdo y estelar inicialista mexicano viajó ayer a Atlanta con la meta de seguir hasta la Serie Mundial.

“Ahora es que viene lo bueno. Viene lo mejor”, proclamó Juan Uribe, al momento que los medios de comunicación abordaban a González después de las prácticas que sostuvieron los Dodgers ayer en el Dodger Stadium.

González es de los que consideran que a partir de octubre todo lo hecho en la temporada regular, por muy relevante que sea, ya es parte de un pasado glorioso o, en un algunos casos, desastroso.

Abanderados como campeones de la División Oeste de la Liga Nacional y favoritos hasta de ganar el Clásico de Octubre, los Dodgers encaran mañana a unos Bravos de Atlanta, monarcas del Este, que les ganó 5-2 su serie particular de siete encuentros en la pasada temporada.

“No podemos sacar conclusiones de lo que ya pasó. Lo mejor es lo que viene”, dijo el poderoso “Titán”, orgullo legítimo de Tijuana y Chula Vista.

“Jugamos con ellos cuando no estábamos completos. Greinke [Zack], el mejor lanzador derecho del equipo, estaba lesionado. No estaba Puig y no se enfrentaron a Kershaw [Clayton], candidato de nuevo al premio Cy Young”, añadió uno de los bateadores con el swing más elegante y destructivo de las Grandes Ligas.

Se le señala a Adrián un hecho preocupante: la falta de dos guantes y dos bates de mucho peso como lo son los de Matt Kemp y Andre Ethier.

“Hemos jugado con gente lesionada casi todo el año. Eso no es nada nuevo”, recordó.

Los Dodgers iniciarán la serie midiéndose al derecho Kris Medlen, la mejor carta de la tribu de Georgia, que fue elegido el Lanzador del Mes en la Liga Nacional por el mes de septiembre.

Medlen, un joven derecho de 26 años, que también recibió el galardón en agosto, cerró el último mes de la temporada con récord de 4-0 y por segundo mes consecutivo encabezó las Grandes Ligas con 46 ponches.

“Es un gran lanzador, creo que no hay nada más que eso. Depende de las circunstancias, de quién le batea. La verdad es que el equipo que ejecuta mejor los fundamentos es el que gana”, comentó Adrián.

Los angelinos concluyeron la temporada con apenas una carrera en los últimos dos partidos contra los Rockies de Colorado, en ese lapso se tragaron 24 ponches.

Adrián ofrece una respuesta aceptable, toda vez que su equipo ya estaba clasificado con la mira puesta en los playoffs.

“Muchos tuvimos días de descanso. Hoy las cosas son diferentes. Vamos a comenzar de cero y con la mente positiva, muy emocionados”, puntualizó González, quien participará en su segunda serie divisional.

La primera fue en la temporada 2006 con los Padres de San Diego frente a los Cardenales de San Luis, equipo al que podrían medirse los Dodgers en esta contienda en la Serie de Campeonato.