Decenas de parejas cancelan su boda por el cierre de gobierno en EEUU

Con los parques y monumentos nacionales cerrados, las bodas agendadas deberán ser trasladadas a otro lugar.

Decenas de parejas cancelan su boda por el cierre de gobierno en EEUU
Cambiar los planes de boda debido al cierre de los parque nacionales implicará un gasto adicional para decenas de parejas.
Foto: Fotolia

Casarse en monumentos o parques públicos en Estados Unidos es una práctica tradicional. Y octubre es uno de los meses del año preferidos por las parejas para realizar sus bodas.

Sin embargo, el cierre de gobierno ha afectado a decenas de parejas que planeaban casarse en lugares como el Thomas Jefferson Memorial, el Gran Cañón o el National Mall, y que de la noche a la mañana han tenido que cambiar la sede de su boda.

Tan sólo para octubre, el National Mall había agendado 24 bodas que ahora deberán ser canceladas. Lo mismo ocurrirá con los 11 permisos para realizar igual número de bodas en el parque nacional del Golden Gate, o con las 8 bodas agendadas en el parque Yosemite para este fin de semana.

Las parejas no están seguras de que la suma que pagaron por el permiso, les será devuelta.

Genevieve Jeuck y Michael Sallemi pagaron $250 para casarse en el Gran Cañón, además de varios cientos de dólares más en reservaciones de hotel. Ahora deberán mover a sus invitados a otro lugar y reorganizar el plan completo de su boda.

MaiLien Le y Mike Cassesso tenían todo planeado para casarse en el Thomas Jefferson Memorial, y ahora tienen 4 días para cambiar la sede. Sin embargo, Cassesso no está nervioso: “Algo peor pudo haber pasado. Nadie murió, nadie está herido, no es ninguna catástrofe y el domingo ella será mi esposa de cualquier manera”, declaró.

Roshel Ryan, organizadora de bodas en el parque Yosemite, aseguró a MoneyCNN que en sus 7 años de experiencia nunca había enfrentado un cierre total: “Parejas de todo el mundo vienen a casarse aquí, así que es difícil cuando planeas algo y de repente no puedes ni siquiera entrar al parque”.

Así que a la preocupación por el vestido, la música, el banquete, las habitaciones de hotel, los vuelos nacionales o internacionales, las flores y muchos más etcéteras, estas parejas deberán sumar el repentino cierre de la sede de su boda.