Piratas anclan a Rojos

Ganan batalla de comodín a Cincinnati; San Luis es su próximo rival

Andrew McCutchen  regresa quieto a la inicial en una revirada del lanzador de los Rojos, Johnny Cueto.
Andrew McCutchen regresa quieto a la inicial en una revirada del lanzador de los Rojos, Johnny Cueto.
Foto: AP

PITTSBURGH (AP).— Los Piratas tuvieron que esperar 21 años para ganar un partido de postemporada.

Eso sucedió ayer cuando el equipo de Pittsburgh ganó la serie de comodín de la Liga Nacional al derrotar 6-2 a los Rojos de Cincinnati.

Los aficionados que asistieron al estadio de Pittsburgh presenciaron el primer juego de postemporada en casa desde 1992.

Russell Martin conectó dos cuadrangulares y Francisco Liriano dominó siete innings en la loma de los disparos para los Piratas.

A la ofensiva de Pittsburgh también contribuyó Andrew McCutchen con dos imparables, además de recibir dos bases por bolas.

“Somos una realidad”, dijo McCutchen después del partido de ayer.

Liriano espació cuatro hits, ponchó a cinco enemigos para ganar el primer partido de postemporada de su carrera profesional.

Los Piratas enfrentarán, a partir de mañana, a los Cardenales de San Luis en la serie divisional de la Liga Nacional.

“No nos conformamos con un victoria, queremos hacer cosas importantes en los playoffs”, dijo el mánager de los Piratas, Clint Hurdle.

El pitcher abridor de Cincinnati, Johnny Cueto, se vio inseguro al permitir cuatro anotaciones en tres entradas y un tercio.

Con los lentes para sol, una camisa color azul-agua y una mochila colgando de su hombro, el mánager de Tampa Bay, Joe Maddon, parecía un turista que llega tarde a una conferencia de prensa.

Maddon no tuvo tiempo de ponerse el uniforme y esgrimir una buena excusa.

Los Rays han estado de gira.

La semana pasada fueron de Tampa Bay a Nueva York, luego a Toronto, más tarde a Texas y al final a Cleveland, un recorrido de 5,903 kilómetros (3,627 millas).

Los Rays esperan hoy asegurar un viaje a Boston.

Tampa Bay derrotó a Texas por 5-2 el lunes con la ayuda del as David Price, que lanzó las nueve entradas en un juego del desempate, lo que permitió a los Rays atrapar el boleto de wild car por tercera vez en cuatro años.

Tampa Bay se enfrentarácon los Indios, que reaparecen en los playoffs por primera vez desde de 2007.

Obligados a ganar todos los partidos al final de la campaña debido a la cerrada competencia que tuvieron con los Rangers y Cleveland, los Rays ganaron en Toronto el domingo antes de viajar al corazón de Texas para jugar un partido en el que el perdedor quedaría eliminado.

El ganador del juego de hoy se las verá con los Medias Rojas en la serie de división que arrancará el viernes en el Fenway Park.

Al igual que los Rays, los Indios tuvieron que exigirse a fondo para clasificarse a la postemporada.

En el primer año bajo el mando de Terry Francona, Cleveland encadenó una racha de 10 de victorias seguidas para cerrar la temporada regular. Ahora, cuando cado titubeo es magnificado y no hay margen de error, los Indios quieren seguir a paso redoblado y mandarán al montículo al novato dominicano Danny Salazar en su partido más trascendental en seis temporadas.

Tampa ganó cuatro de seis juegos contra Cleveland esta campaña.