Tom Hanks está sensacional en ‘Captain Phillips’

Crítica de cine: La película ofrece a su protagonista la oportunidad de confirmarse como uno de los mejores actores del momento.

Tom Hanks está sensacional en ‘Captain Phillips’
Tom Hanks en una escena de 'Captain Phillips'.
Foto: Columbia Pictures
Guia de Regalos

La historia —verídica— que narra Captain Phillips no tiene misterio: un navío de mercancías que, en 2009, recorría las costas de Somalia, fue secuestrado por un grupo de piratas de aquel país, convirtiéndose así en el primero con bandera estadounidense acechado desde hacía más de 200 años.

Lo que tiene de especial la historia que detalla el filme —clasificado PG-13 y que se estrena el viernes— es el protagonismo de su personaje principal, el capitán Richard Phillips, y su entente (y uno diría hasta comprensión) con aquellos que restringieron su libertad durante varios días.

Tom Hanks es el actor ideal para darlo vida: su aura de estrella, su madurez física y su sutilidad interpretativa hacen de Phillips un individuo heroico, no por su (indiscutible) valentía, sino por su humanidad.

En Captain Phillips, aunque quizás muchos no lo vean así, no hay héroes ni villanos, sino simplemente seres humanos afectados por las circunstancias, la primordial: la desesperación por sobrevivir.

El director de la cinta, Paul Greengrass es un maestro de cómo extraer la máxima tensión en cada secuencia, hasta aquellas con finales obvios, tal y como demostró en títulos como The Bourne Supremacy, The Bourne Ultimatum, United 93 y la infravalorada Green Zone.

Prueba de ello es el extraordinario último tercio del filme, donde el protagonismo de Hanks se alterna con la misión de los Navy Seals encargados de su rescate.

El resto del metraje —alargado en exceso— recae sobre la habilidad escénica de Hanks y los actores que dan vida los piratas, cuyos histrionismos escénicos chirrían, en ocasiones, frente a la ductibilidad del resto del reparto.

A pesar de ello, Captain Phillips termina revelándose como un retrato emotivo de un individuo y un reporte angustiante de un evento, todo ello en manos de maestros de la narrativa cinematográfica.