Dodgers caen y… preocupan

Los Cardenales ganan de nuevo y la serie está 2-0

Dodgers caen y… preocupan
Juan Uribe muestra su frustración tras ser ponchado ayer, ante los Cardenales, en el noveno inning del juego en el Busch Stadium.
Foto: EFE

SAN LUIS, Missouri.— Heridos por la ausencia de Hanley Ramírez y con Andre Ethier fuera del lineup otra vez, los Dodgers llegan a Los Ángeles a buscar otro repunte, algo que se parezca al logrado a mediados de julio.

Clayton Kershaw hizo su trabajo con otro solvente desempeño, solo un titubeo, mezclado con un pasbol de A.J. Ellis, hicieron posible la única carrera que permitió, y los Cardenales de San Luis se alzaron con un triunfo de 1-0.

Arrastrando una pesada cadena de 19 innings sin anotar carrera, las aporreadas tropas de Don Mattingly vuelven al Dodger Stadium con la serie en contra 0-2 para reanudar mañana la Serie de Campeonato compuesta de siete juegos, a ganar cuatro.

Ramírez, uno de los grandes productores de la novena azul, fue retirado del lineup a la última hora debido a una pequeña contusión en una de las costillas del lado izquierdo, para fortuna de los Dodgers, los exámenes de rayos X salieron negativos.

“Creo que podré jugar el lunes”[mañana]. Regresamos a casa y esto no se ha terminado, quedan cinco partidos y todo puede pasar. Aquí nadie ha bajado la cabeza. Para todo hay remedio, menos para la muerte”, dijo el estelar paracorto dominicano.

Por su parte, Yasel Puig, que se ponchó cuatro veces por primera vez en este año, da mucho crédito al abridor Michael Wacha, quien amarró por completo los bates de los angelinos.

“Es un gran lanzador y tienen un gran catcher [Yadier Molina]. No pudimos batearle, nada más”, subrayó el novato cubano, no sin antes argumentar que algunos envíos cayeron fuera de la zona de strike.

Se le preguntó a Puig que dio la impresión de hacer swing de jonrón, y que si lo recortaría en los próximos juegos.

“Mi swing siempre ha sido el mismo. No lo voy a cambiar”, apuntó Puig, quien con la ausencia de Ramírez fungió como cuarto bate.

La derrota se le cargó a Kershaw (0-1) ante uno de los únicos dos equipos que le vencieron en dos ocasiones en la temporada regular.

El lanzador estrella de los Dodgers subió a la lomita con récord de 0-2 y 4.15 de efectividad en dos aperturas ante San Luis, y su racha negativa continuó ayer en un Busch Stadium colmado por 46,812 fanáticos que quedaron delirantes.

Kershaw y Wacha, un novato que flirteó con un no hitter en sus dos últimas aperturas durante la temporada regular, cerraron por completo el tráfico de tercera base a home, no fue sino hasta el quinto inning cuando los pájaros emprendieron el vuelo.

David Freese abrió con doblete, después avanzó con un pasbol del receptor A.J. Ellis, y desde ahí registró la quiniela impulsado por un elevado de sacrificio al bosque izquierdo de Jon Jay.

En el sexto, los Dodgers amenazaron seriamente cuando Kershaw abrió con sencillo, avanzó a tercera tras infieldhit a segunda base de Crawford, con la complicidad de un error de Matt Carpenter.

El piloto Mike Matheny ordenó dar boleto intencional a Adrián González llenando las bases. Ahí sacó a relucir su casta Wacha, un jovencito derecho de 22 años, oriundo de Iowa, al ponchar a dos de los más temidos artilleros de los Dodgers: Puig y Uribe.

Michael Wacha fue relevado en la séptima entrada por el zurdo Kevin Siegrist después de permitir hit a Nick Punto, y Clayton Kershaw cedió su turno en la caja de bateo a Michael Young.

Clayton Kershaw, quien deberá esperar su próxima salida para apuntarse el primer triunfo de su carrera en estas lides, lanzó seis innings en los que permitió dos hits y una carrera, responsabilidad del pasbol de Ellis, ponchó a cinco y dio una base por bolas.

Cabe apuntar que Kershaw participó en las series de campeonato de 2008 y 2009, ambas contra los Filis de Filadelfia. En la de 2008 salió sin decisión y en la siguiente cargó con la derrota.