GM podría vender un Impala con motor a gas natural

Un nuevo híbrido que podría cambiar de combustible entre gasolina y gas natural, es la nueva propuesta de GM para relanzar al clásico Impala adaptado a los tiempos híbridos
GM podría vender un Impala con motor a gas natural
El motor de doble combustible del GM tendrá dos taques; uno de gasolina y otro de gas.
Foto: Chevrolet

General Motors venderá una versión del sedán Chevrolet Impala con la capacidad de cambiar entre la gasolina y el gas natural, como parte del plan de la automotriz para aprovechar el auge de perforación que ha hecho que el gas natural, sea un combustible más viable para los autos.

El Impala de doble combustible, tendrá un motor y dos tanques de combustible – uno de gasolina y otro para gas natural comprimido. Esto significa que los conductores podrían cambiar casi instantáneamente entre los combustibles, en función de lo que tengan disponible.

Varios fabricantes de automóviles ya venden vehículos con GNC. Con el lanzamiento de un sedán de tamaño completo que funciona con gas natural, GM está señalando que ve un futuro para el combustible en el mercado de automóviles de pasajeros.

La creciente perforación de gas natural en los Estados Unidos, llevará a los automotrices a mirar con más seriedad este combustible, que es usado en casi todos los taxis de países europeos, y en muchos países de latinoamérica como Brasil.

El Impala tendrá una autonomía combinada de hasta 500 millas con un tanque de gasolina lo suficientemente grande como para 350 millas de conducción y un tanque de GNC lo suficientemente grande como para 150 millas. Está previsto que salga a la venta el próximo verano como modelo 2015.

GM dijo que venderá el GNC Impala tanto a los compradores de flota y compradores al por menor. Pero es probable que se apelará más a los clientes de flotas corporativas y gubernamentales, que ponen una prima sobre la eficiencia del combustible y por lo general tienen más fácil acceso a las estaciones de servicio de gas natural.

Los fabricantes de automóviles aún se estremecen con el recuerdo de aquella crisis del 1973, que elevó los precios de la gasolina. En esa época los estadounidenses se vieron obligados a soportar largas colas en estaciones de servicio.

Durante años, el gas natural pareció ser una mala alternativa para los carros. Era más caro que la gasolina, sólo para empezar. Además de eso, las bombas del combustible siempre han sido escasas en los Estados Unidos, y es caro para hacer los depósitos de combustible de alta resistencia, necesarias para almacenar GNC a una presión lo suficientemente alta como para dar a un vehículo una buena variedad entre recargas.

Pero el gas natural es mucho más barato ahora – el equivalente de $1.50 a $2.50 dólares por galón en la mayor parte de los Estados Unidos – gracias a la explotación de las reservas de gas de Estados Unidos con el fracturamiento hidráulico, también conocido como fracking.

El gobierno ha sido históricamente un fan de intercambio de gas natural por petróleo, ya que se quema más limpio, la producción es prácticamente sin hollín y smog. Los vehículos de gas natural también tienen un 20 por ciento menos de emisiones de gases de efecto invernadero que sus contrapartes a gasolina.

Las futuras ventas significativas de un modelo de GNC por el fabricante de automóviles más grande del país podría hacer de GM un actor principal en el establecimiento de una amplia aceptación de la tecnología. Pero es obviamente un largo viaje, como lo han sido muchos de los combustibles alternativos en los Estados Unidos.