No tiene documentos

Patricia de León vive el drama de los inmigrantes en filme
No tiene documentos
Patricia de León durante la filmación de una escena de la cinta 'Fighting for Freedom'.
Foto: Suministrada

Con su papel de María Salazar en la película Fighting for Freedom que se estrena hoy, la actriz Patricia de León representa el drama de millones de indocumentados cuyas familias son separadas por problemas migratorios, una situación que enfurece a la panameña, ya que según reconoce, ella misma también ha tenido que atravesar por engorrosos trámites para conservar su visa.

Basada en hechos reales, la cinta dirigida por Farhad Mann y escrita por Chris Loken, narra la historia de Óscar y María Salazar, dos empleados leales de la granja de la familia Dobbe, cuyas visas de trabajo para regresar a Estados Unidos son negadas, por lo que deciden atravesar el desierto con su pequeña hija Angelina de tres años para poder reencontrarse con sus otros dos hijos nacidos en territorio estadounidense.

Sin embargo, complicaciones surgen cuando la pequeña Angelina es descubierta por autoridades de inmigración quienes amenazan con deportarla, lo que conlleva a que Karen, la única hija de los Dobbe y una abogada estrella en Washington, defienda a la pequeña en un juicio que busca mantenerla junto a sus padres.

De León comparte créditos con el actor nominado al Oscar Bruce Dern y el mexicano José María Yazpik, recordado por su participación en el filme Los amantes pasajeros de Pedro Almodóvar. Conversamos con la panameña sobre esta experiencia:

¿Qué te atrajo del guión?

Me encantó por el tema, yo soy de esas personas que llegó acá también como inmigrante. Tenía papeles de turista y me tocó pasar por un proceso que no es fácil para poder trabajar acá. Apenas voy a poder aplicar por residencia después de muchos años de estar aquí.

También conozco la situación de muchos latinos que vienen acá y se cruzan la frontera, sé por lo que pasan y sé lo que es estar separados de sus familias, veo el sufrimiento.

Una de las cosas que me asombró es que es un guión hecho por americanos, el director no es latino, entonces ahí te das cuenta de que sí hay gente que sabe lo que está pasando y existe ese deseo de ayudar a la gente que ellos mismos contratan.

¿Cuál es tu opinión sobre la reforma migratoria?

Es un tema que me apasiona porque yo pase por ahí, sé lo que es tener que trabajar sin papeles. Me da pena la situación porque creo que la economía de este país se mueve por nosotros, acá no hay un americano que te recoja una fruta. Quienes cocinan, quienes son los “busboy” son latinoamericanos que vienen acá. El sistema lo sabe y no hacen absolutamente nada. La gente sigue separada de sus familias y sufriendo, cruzando la frontera y muriendo. No es una situación justa el usarte pero no darte papeles. Si no estuvieran esas personas quién sabe donde estaría la economía de este país, uno trata de hacer las cosas bien pero no les importa.

¿Es tu participación en la película una forma de crear conciencia?

Por supuesto que sí, es más, hubiera hecho este proyecto gratis, para mí no es un trabajo sino una forma de llevar un mensaje para que el problema se solucione.

¿Eres considerada un símbolo sexual y ahora te vemos en el papel de una madre sufrida, también llevas poco maquillaje, fue difícil meterte en el personaje?

Hay algo que me pasa mucho y sufro porque yo voy a audiciones de personajes como María Salazar, o como Sofía Muñoz de Lincoln Heights, una mujer a la que se le murió el esposo y cuyos hijos son asesinados en pandillas, ese es el tipo de personaje a los que yo realmente voy, es con lo que me identifico.

Hice audición para cuatro personajes la semana pasada y me decían que lo hice bien pero que era muy bonita para el papel. Uno cree que el ser bonita te ayuda y en mi caso creo que no. Quiero ser la chica que tiene problemas de drogas o la alcohólica. Todos los personajes que he hecho han sido de poco maquillaje, es más, me tienen que colocar ojeras. En “Magic City” tenían que despeinarme porque era una mujer militar, no femenina en ninguna forma.

¿Te sientes entonces encasillada por ser bella?

El tipo personaje Sofía Vergara no es el que yo quiero, no son los personajes para los que hago audición, realmente es muy contraproducente. Para un personaje que realmente quería me llamaron y me dijeron que les gusté pero querían a alguien más rudo. Hay veces que me tengo que amarrar los senos, tengo una bolsa especial. La gente no lo sabe y piensa que por ser guapa las cosas salen fácil y no siempre es así.