Oficinas de Gobierno no están al 100%

Largas filas y esperas en instalaciones del gobierno en LA
Oficinas de Gobierno no están al 100%
Mario Díaz (der.) salió del edificio que alberga las cortes de inmigración exclamando la frase: '¡Gloria a Dios!'. Díaz está en proceso de deportación y le cancelaron la cita.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Las operaciones del gobierno federal no se recuperaban ayer al 100% luego de que el Congreso llegó a un acuerdo para poner fin a la parálisis gubernamental que duró 16 días.

Los sitios de Internet de las agencias federales ya fueron reactivadas, pero quienes acudieron ayer a las instalaciones del Seguro Social en Los Ángeles se toparon con una espera más prolongada de lo usual, mientras que personas con casos pendientes en las cortes de inmigración no pudieron ser atendidos.

Al ver demasiadas personas en espera, Matt Mora, de 73 años de edad, prefirió retirarse de las oficinas del Seguro Social en el centro de Los Ángeles.

“Vine a regresarles un cheque que me mandaron de más, pero hay mucha gente, mejor se los mando por correo certificado”, mencionó. “Yo casi no vengo, pero ahorita se me hace que hay mucha fila”.

María Morales, quien ha estado yendo a esas mismas oficinas para realizar algunos trámites relacionados con el programa Medicare, dijo que la espera era más de lo normal.

“Cuando he venido me tardo como una hora, pero hoy parece que va a ser más”, mencionó.

Las oficinas del Seguro Social no atendieron la solicitud de información de La Opinión y pidieron al reportero retirarse de las instalaciones.

En las cortes de inmigración del centro de Los Ángeles, quienes acudían a las citas programadas para atender sus casos de deportación, se toparon con guardias de seguridad que les indicaban regresar otro día.

“Tenía cita para el viernes pasado, pero dos días antes mi abogado me dijo que la cambiaron para hoy (jueves). Estoy esperando a ver qué me dicen, pero he visto que están regresando a la gente”, dijo César Muñoz, originario de Guerrero, México., quien enfrenta un proceso de deportación,

Mario Díaz salió del edificio que alberga las cortes de inmigración exclamando la frase: “¡Gloria a Dios!”.

Y es que Díaz también está en proceso de deportación y el cierre de la corte significaba para él una esperanza de que no lo fueran a echar del país ayer mismo.

Los guardias de seguridad, dijo, le notificaron que debía llamar al número telefónico que aparece en la notificación de audiencia que llevaba en sus manos para que le dieran una nueva cita.

El gobierno federal informó que a partir de hoy viernes las cortes de inmigración estarán operando de manera regular en las audiencias de personas que no están detenidas.