Denuncian despidos en McDonald’s por E-Verify y en represalia

Activistas denunciaron que restaurantes McDonald's en Chicago están despidiendo a empleados latinos tras utilizar el programa de revisión de documentos "E-Verify" y alegan que se produce como represalia tras las huelgas en demanda de un salario mínimo de 15 dólares la hora.
Denuncian despidos en McDonald’s por E-Verify y en represalia
Una buena parte de los empleados de McDonald's en Chicago son inmigrantes hispanos que cobran el salario mínimo, enfatizó Deivid Rojas, director de comunicaciones del Comité Organizador de Trabajadores y Trabajadoras de Chicago.
Foto: Carolina Cruz / La Raza

Chicago.- Activistas denunciaron que restaurantes McDonald’s en Chicago están despidiendo a empleados latinos tras utilizar el programa de revisión de documentos “E-Verify” y alegan que se produce como represalia tras las huelgas en demanda de un salario mínimo de 15 dólares la hora.

“El problema es que la revisión de documentos que forma parte de esta revancha es ilegal”, dijo a Efe Jorge Mújica, activista del grupo Arise Chicago, uno de los promotores del paro en la ciudad.

Mújica explicó que tienen conocimiento de cinco despidos en cuatro restaurantes McDonald’s en las comunidades hispanas y uno más en el centro de la ciudad.

En el caso de una empleada despedida de uno de estos restaurantes de comida rápida, la organización Arise Chicago pudo lograr que la empleada fuera readmitida al día siguiente, pero no en los otros cuatro casos, señaló Mújica.

La revisión de los documentos se produjo después de que decenas de empleados de la cadena McDonald’s participasen en los últimos meses en varias huelgas a nivel nacional en demanda de un aumento del salario mínimo.

Una trabajadora hispana que pidió no ser identificada lamentó en declaraciones a Efe esta medida por parte de la compañía.

“No creo que esté bien que McDonald’s tome represalias contra los trabajadores que hacen miles de millones para ellos. McDonald’s tiene que respetar mis derechos como trabajadora e inmigrante”, dijo la empleada, con diez años de experiencia en la empresa.

Por su parte, portavoces de la oficina nacional de McDonald’s en Oak Brook (Illinois) contactados por Efe rehusaron hacer algún comentario sobre esta denuncia.

Mújica apuntó que los negocios tienen 72 horas para hacer la revisión de documentos de sus nuevos empleados, pero que es ilegal hacerlo posteriormente ni con personas que ya trabajan en la compañía.

“Después de 72 horas no se pueden hacer revisiones de documentos”, recalcó Mújica. “Eso lo prohíbe la ley federal y otra ley estatal llamada Ley Contra Abuso de Documentos”.

Los despidos de los trabajadores hispanos se produjeron en restaurantes McDonald’s en áreas latinas de la ciudad, según Mújica.

Aunque Arise Chicago ha protestado ante estos cuatro restaurantes, los responsables no aceptaron la petición de readmitir a los empleados hispanos despedidos.

“Yo creo que los casos de despidos en estos lugares son una revancha para meterles miedo a los trabajadores para que no demanden el salario mínimo de 15 dólares la hora y que se puedan sindicalizar sin represalias”, consideró el activista.

Agregó que se está estudiando la posibilidad de presentar una demanda y de organizar un boicot contra estos restaurantes a comienzos de noviembre para frenar que lo que calificó como “McMigra”.

Deivid Rojas, director de comunicaciones del Comité Organizador de Trabajadores y Trabajadoras de Chicago, grupo que ha dirigido la campaña por un salario mínimo de 15 dólares en la ciudad, dijo a Efe que la empresa usa la técnica de “la zanahoria y el garrote” para desanimar a sus empleados.

Por un lado la compañía les dice a los empleados que no se involucren porque a lo mejor reciben una promoción o aumento de salario y por otro lado los empleados enfrentan despidos como los que están ocurriendo si se adhieren a la campaña por mejorar su situación.

“Muchos de los trabajadores en McDonald’s y en otras tiendas han recibido algún tipo de represalia”, opinó.

Rojas recordó que buena parte de los empleados de McDonald’s en la ciudad son inmigrantes hispanos y que cobran el salario mínimo, de 8.25 dólares la hora, y permanecen como empleados temporales de medio tiempo por años sin ninguna otra opción.

Alrededor de la web