Piden alto a la brutalidad policíaca en Sur Centro de LA

Aproximadamente cien personas participaron en la marcha de la "Protesta contra la brutalidad, la represión y la criminalización de una generación", que se lleva a cabo desde hace 18 años a nivel nacional
Piden alto a la brutalidad policíaca en Sur Centro de LA
Dicen que existe un fuerte enfado de gran parte de la comunidad latina y afroamericana hacia los cuerpos policíacos, porque ha habido muchas muertes y no se les hace responsables a los agentes.
Foto: Ciro César / La Opinión

Aloni Bonilla portaba una cartulina donde llevaba su mensaje: “Stop Beating, Killing & Repression”.

Esa exigencia de detener las golpizas, los asesinatos y la represión por parte de los policías, iba acompañada de una fotografía del rostro moreteado de Bonilla cuando en marzo de 2012 dijo haber sido golpeada por un agente de la Patrulla de Carreteras de California (CHP).

Por la experiencia que esta estudiante de Cal State Los Ángeles tuvo con las fuerzas del orden, ahora no le tiene nada de confianza a los policías y sí mucho resentimiento.

Bonilla fue parte de una movilización realizada hoy en el Sur Centro de Los Ángeles que era parte de las acciones que a nivel nacional se llevan a cabo desde hace 18 años, cada 22 de octubre, denominada “Protesta contra la brutalidad, la represión y la criminalización de una generación”.

Lula Smith era otra de las aproximadamente cien personas que participaron en la marcha. Ella acusa a policías de Inglewood de matar a su hijo Morgan, de 32 años de edad.

“Le dieron 22 balazos, por la espalda, fue en 2009, había ido a una fiesta a Inglewood, la policía llegó y empezó a dispararle”, contó Smith. “Han pasado cuatro años y no han hecho nada, no hubo explicación, y yo quiero justicia, porque si hubieran hecho ese tiroteo en otro vecindario, los policías estarían en la cárcel”.

Tiah Star, representante de la Coalición 22 de Octubre que organizó la movilización, indicó que existe un fuerte enfado de gran parte de la comunidad latina y afroamericana hacia los cuerpos policíacos, porque ha habido muchas personas muertas a manos de los uniformados y no se les hace responsables.

“No confiamos en la policía, hay mucho odio en la comunidad, y eso no se va a parar mientras la policía no tome acciones estratégicas, que tenga que ver con entrenamiento y que la Comisión de Policía escuche a la gente y analice las demandas”, dijo Star.

Durante la marcha se recordaron los casos de Oscar Grant, Gonzalo Martínez, Annette García y el más reciente de Alesia Thomas.

“Estamos aquí en busca de soluciones y acciones por parte de LAPD y del Sheriff, porque en Los Ángeles está aumentando la brutalidad, principalmente contra los latinos y los negros”, mencionó. “No hay confianza, yo no tengo confianza de llamar a la policía si me pasa algo, porque talvez yo me convierta en víctima de una golpiza por parte de la policía”.

Alrededor de la web