Boehner reitera rechazo a “masiva” reforma migratoria

El presidente de la Cámara de Representantes insiste en que no aprobarán una ley como la que pasó el Senado en junio
Boehner reitera rechazo a “masiva” reforma migratoria
El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, insiste que los congresistas no aprobarán el mismo proyecto de ley que se presentó en el Senado.
Foto: AP

Washington – El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, reiteró este jueves su rechazo de una “masiva” reforma migratoria como la que aprobó el Senado en junio pasado, y pidió la cooperación del presidente Barack Obama para lograr una reforma que “fortalezca” la economía.

En las últimas semanas, Boehner, legislador republicano por Ohio, ha sido blanco de actos de presión por parte grupos pro reforma en todo el país, que le exigen que programe de una vez un voto para la reforma en el pleno de la Cámara de Representantes.

En un discurso de 12 minutos desde el Salón Este de la Casa Blanca, Obama instó a la bancada republicana a que someta a voto la reforma que aprobó el Senado el pasado 27 de junio, explique su bloqueo de una medida que goza de gran apoyo popular, u ofrezca “ideas nuevas” para lograr la reforma antes de fin de año.

Un portavoz de Boehner, Brendan Buck, dijo que éste coincide en que Estados Unidos “tiene un maltrecho sistema de inmigración y que necesitamos una reforma que fortalezca nuestra economía”.

Pero Boehner también ha dejado claro que la Cámara Baja “no va a considerar ninguna legislación masiva, al estilo de ‘Obamacare’ (la reforma de salud) y que nadie entiende. En cambio, la Cámara Baja está comprometida con una respuesta de sentido común, paso por paso, que dé a los estadounidenses la confianza de que la reforma se realizará de forma correcta”, agregó Buck.

“Esperamos que el presidente trabaje con nosotros, no en nuestra contra, mientras avanzamos en esta prudente estrategia”, puntualizó Buck en una declaración escrita.

El Senado aprobó el pasado 27 de junio una reforma que, entre otros elementos, permite la legalización y eventual ciudadanía de la población indocumentada; fortalece la vigilancia fronteriza; establece sanciones para empresas que contraten a indocumentados, y moderniza el sistema de visas.

Sin embargo, la Cámara de Representantes, bajo control republicano, se opone a la versión del Senado y ha optado por elaborar medidas parciales para responder a diversos componentes del complejo sistema de inmigración y los problemas que afronta desde hace décadas.

No está claro cuándo es que Boehner podría someter a voto las medidas que su bancada negocia entre bambalinas, mientras los demócratas piden un voto a la reforma migratoria contenida en la legislación HR15 que presentaron el pasado 2 de octubre.

En su discurso de este jueves, Obama reiteró los beneficios de la reforma migratoria, al destacar que ésta ayuda al crecimiento de la economía, la reducción del déficit, y el fortalecimiento de la seguridad nacional. La clave para lograrla este año, según afirmó, es la voluntad política para trabajar de forma bipartidista.

“¿Cómo avanzamos? Los líderes demócratas han presentado un proyecto de ley en la Cámara Baja que es similar al proyecto de ley bipartidista del Senado. Así es que ahora depende de los republicanos en la Cámara Baja decidir si la reforma se convierte o no en realidad”, señaló el mandatario estadounidense.

“Si los republicanos de la Cámara Baja tienen ideas adicionales, nuevas y diferentes sobre cómo avanzar, las queremos oír. Estaré escuchando… lo que no podemos hacer es barrer este problema debajo de la alfombra una vez más, dejárselo a otro a que lo resuelva en algún momento en el futuro”, enfatizó Obama.

Tras la debacle por el reciente cierre parcial del Gobierno y en medio de fuertes críticas por los tropiezos en el proceso de inscripción en los nuevos mercados de seguros de la reforma sanitaria, Obama vuelve la mirada otra vez hacia la reforma migratoria, una promesa incumplida de 2008 y una de sus prioridades en su segundo y último mandato.