Barsa le ‘pega’ a su vecino

La mancuerna de Neymar-Sánchez hunde al Espanyol de Aguirre en el clásico catalán
Barsa le ‘pega’ a su vecino
El arquero del Espanyol, Kiko Casilla, se estira en vano para ver el arribo de Alexis Sánchez, quien de derecha empuja el balón a las redes.
Foto: EFE

BARCELONA (EFE).— El Barcelona se llevó por 1-0 el derbi catalán tras vencer a un Espanyol que le puso las cosas muy difíciles al líder, y que sólo claudicó ante una brillante jugada de Neymar, que encontró nuevamente el jugador más en forma del equipo blaugrana en las áreas rivales, el chileno Alexis Sánchez.

Desaparecido Messi, en un estado de forma preocupante, Neymar y Alexis se han echado a su equipo a la espalda, y una vez más los goles del chileno y las asistencias del brasileño sacaron de un apuro a un Barsa que es una caricatura del que alumbró con su estilo de juego.

Al Espanyol le salió una primera parte redonda, y aunque se le complicó en los instantes finales, en que Alves envió un balón al palo, siempre tuvo el encuentro donde quiso, y especialmente donde marcó su trivote, formado por Víctor Sánchez, David López y Abraham, quienes resultaron inexpugnables.

A pesar de la cantidad de cambios que llevó a cabo el técnico mexicano Javier Aguirre en el equipo titular, el Espanyol tuvo en todo momento controlado el partido, ejerciendo una gran presión sobre los cerebros azulgrana y amenazaron constantemente con el contragolpe, con actores como Thievy y Sergio García con ganas de hacer daño.

El Barcelona quedó atrapado en un juego carente de velocidad y profundidad, debido a que no supo superar la presión que le ejerció su rival y a una falta de conexión con jugadores como Alexis, Messi y Neymar.

Al Espanyol no le importó llevar a diez jugadores dentro del área para defender una acción de ataque, como al instante siguiente montar un contragolpe letal y dejar en evidencia a la defensa azulgrana.

En el tramo final de la primera parte, al Espanyol se le hicieron muy largos los minutos, en los que el Barcelona apretó y en el 43′ en una doble acción pudo haber marcado gol. Primero fue un remate desde la frontal de Iniesta, que Casilla desvió, y en la continuación, Alves montó una pared con un compañero y lanzó un durísimo disparo que acabó con el balón en el poste.

Al Barsa le sentó bien el descanso a tenor de cómo arrancó la segunda parte. Encontró más el juego interior, algo a lo que colaboró un desaparecido Messi, y el Espanyol, aunque no desatendió su faceta defensiva, fue menos explosivo, al acusar el esfuerzo físico.

Ante este panorama, el Barsa fue de menos a más y rápidamente empezó a incrementar la producción ofensiva.

Primero fue Iniesta, de disparo dentro del área y el brasileño Sidnei rechazó el balón con el cuerpo.

Barcelona lo volvió a intentar otra vez por la banda de Neymar, donde el brasileño encaró a tres defensas, coló el balón por debajo de las piernas de uno de ellos y raso fue hacia el segundo palo donde apareció la pierna de Alexis para al 67′ decretar el marcador final y conseguir su séptima anotación del torneo.