Aumenta cifra de deportados guatemaltecos en EEUU

En lo que va del año son más de 40 mil inmigrantes de Guatemala los que se han enviado de vuelta a su país
Aumenta cifra de deportados guatemaltecos en EEUU
El Cónsul General de Guatemala Pablo García Sáenz (der.), dice que el gobierno guatemalteco está llevando a cabo una campaña para informar a sus ciudadanos que la reforma no ha llegado.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Aunque la familia de Heidy Santiago salió del país en forma voluntaria hace algunos años, la adaptación en Guatemala fue bastante difícil para ellos.

“Fue muy duro para todos. Nos fuimos con mi mamá pero las cosas son diferentes allá. La comida, la ropa, todo”, dijo Santiago mientras se encontraba en el consulado guatemalteco en Los Ángeles con su hermano Kevin y su hijo.

Santiago regresó con su madre y sus hermanos a Guatemala para esperar que les arreglaran sus papeles. Ella con su madre y dos de sus hermanos volvieron a Estados Unidos y esperaban que su hermano mayor pudiera terminar de arreglar los papeles para reunirse con ellos, pero lo asesinaron este año. “Le dispararon desde una motocicleta mientras arreglaba su taxi”, dijo Santiago.

La joven señala que aunque ellos salieron en forma voluntaria, ella piensa que todos los inmigrantes “tenemos derecho de estar aquí. Todos tenemos derecho de ir y venir como quisiéramos. Venimos a este lugar para sobrevivir y hacer cosas mejores para nosotros y para nuestros niños”.

Santiago resaltó que son muchos los factores negativos que afectan al inmigrante y ponen en peligro su estadía en Estados Unidos. “Si no tienes tu ID, tu licencia, si no tienes 21 años, todo se pone en contra”.

Según estadísticas elaboradas por la Oficina de Estadística de la Dirección General de Migración de Guatemala, entre enero y octubre de este año, se han deportado desde Estados Unidos más de 40,500 personas, una cifra que casi se iguala a la cantidad de deportados entre enero y diciembre de 2012, que fue de 40,647. Las cifras de este año incluyen 249 niños y 28 niñas.

El Cónsul General de Guatemala en Los Ángeles, Pablo García Sáenz destacó “estamos muy esperanzados de que con la nueva ley que se firmó, el Acta de la Confianza, solo aquellos que tengan actos criminales van a ser deportados”.

En el resto del país, “el tema de las deportaciones ha estado en la agenda del señor presidente [Otto Pérez Molina] y por ende del señor canciller en cada visita que realiza a Washington solicitando como gobiernos el que se pueda revisar como gobierno este tipo de situaciones”.

García Sáenz resaltó, “estamos claros y entendidos que respetamos las normas y las leyes de Estados Unidos. Sin embargo, sí nos ha preocupado este incremento y lo que se ha hecho es solicitar a todos los guatemaltecos que están en carácter de indocumentados que se acerquen a los consulados para saber a qué tienen derecho porque al momento que se les detiene muchas veces no saben explicar su situación y eso muchas veces repercute en una deportación”, añadió.

El cónsul también destacó que los guatemaltecos que son deportados son recibidos por delegados del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Dirección General de Migración.

Si la persona es del interior del país y no tiene como llegar a su lugar de origen, el Gobierno contribuye con su traslado. “Se les da información para que vayan al Ministerio del Trabajo para que puedan verificar que vacantes hay en el país de acuerdo a los estudios y habilidades con que cuentan”, dijo el cónsul, añadiendo que muchos de ellos se han empleado en ‘call centers’ o en otro tipo de empresas.

Pero hay guatemaltecos que piensan que si una persona no cumple con las leyes del país, merece que se le envíe de vuelta.

“Si los deportan porque han hecho algo malo, que se los lleven porque no pueden estar dañando a un país que les da la oportunidad. Aquí hay leyes y hay que respetarlas”, dijo Teresa Ramírez, a la salida del consulado. “Pero si lo agarraron injustamente, es una tristeza porque uno viene con una ilusión de prosperar; pero lamentablemente tuvo la mala suerte que lo agarraran. Si hay razón sí, porque nos duele mucho porque son nuestros paisanos”.

Pero las cifras, señala García Sáenz, incluyen no solo personas que ya estaban viviendo en este país sino también a las que son detenidas cruzando la frontera. Muchos de ellos tratan de llegar a Estados Unidos bajo el concepto erróneo de que se ha aprobado una reforma migratoria y con la esperanza de acogerse bajo la misma.

Para ello, el gobierno guatemalteco está llevando a cabo una campaña para informar a sus ciudadanos que la reforma no ha llegado. Asimismo, les piden a las personas que radican en este país “que les informen a sus familiares que no arriesguen un viaje tan peligroso porque en Estados Unidos no existe ni amnistía ni reforma migratoria ni ningún tipo de programa que les pueda amparar en este momento”, dijo el cónsul.