Votantes no logran “partir” a Colorado en dos estados

La iniciativa de separarse y crear el "estado número 51" fue aprobada sólo en 6 de los 11 condados participantes en la elección

En sólo 6 de los 11 condados donde se votó para crear el "estado número 51" se logró aprobar la secesión de Colorado.
En sólo 6 de los 11 condados donde se votó para crear el "estado número 51" se logró aprobar la secesión de Colorado.
Foto: AP

Denver – Los votantes en seis condados del norte de Colorado aprobaron el martes una iniciativa para separarse y crear su propio estado, mientras que los votantes en otros cinco condados de la región rechazaron esta propuesta, según el conteo de votos hecho público al final de la jornada electoral.

Quienes impulsan la secesión parecían imponerse en los condados Phillips, Yuma, Elbert. Kit Carson, Cheyenne y Washington. A la vez, quienes se oponen a la separación contaron con la preferencia de los votantes en Weld, Sedgwick, Lincoln, Moffat y Logan.

La propuesta de separarse de Colorado y crear el “estado número 51” surgió a mediados de este año en el Condado Weld, cuando residentes locales expresaron su descontento con la aprobación en Denver de nuevas leyes sobre portación de armas de fuego y obligatoriedad del uso de fuentes alternativas de energía.

Según los impulsores del “estado número 51”, esas leyes tienen sentido en zonas urbanas, pero no en zonas rurales.

A pesar de que seis condados respaldaron la secesión, la idea sólo prosperará si primero es aprobada por la legislatura de Colorado (lo que parece poco probable) y luego por el Congreso federal. La última vez que ocurrió un proceso similar fue hace 150 años, cuando en 1863 se creó Virginia Occidental.

Los impulsores de la separación, liderados por Jeffrey Hare, indicaron que la zona metropolitana de Denver y ciudades vecinas, un área altamente urbanizada conocida como el Front Range de Colorado, “han alienado” a las zonas rurales del norte y el noreste del estado.

La decisión de pedir el respaldo de los residentes en los condados mencionados (unos 300,000 habitantes en total) para crear el “estado número 51” surgió luego de que este año la legislatura local, contralada por los demócratas, aprobase nuevas leyes como un control más estricto de las armas de fuego y nuevas reglas para el uso de energía renovable.

En declaraciones a los medios en Denver, Hare indicó que esas leyes “no dejaron contentos” a los habitantes del norte de Colorado.

“El corazón de la iniciativa a favor del estado número 51 es simple: queremos que nos dejen solos para vivir nuestras vidas sin las duras restricciones impuestas por el Capitolio estatal”, comentó Hare.

Por su parte, influyentes empresarios y políticos locales se opusieron a la medida. Ken Buck, fiscal de distrito del condado Weld y candidato republicano al senado federal, afirmó que sería mejor que los condados descontentos “elijan mejores representantes en vez de separarse de Colorado”.

Y Ray Peterson, presidente de la Unión de Granjeros del condado Weld, sostuvo que la creación de un nuevo estado “no resolverá los grandes problemas” de la región, sino que “nos aislará aún más”.