Mueren 8 en saqueos en zona de desastre de Filipinas

Filipinos desesperados quieren tomar suministros y mueren ocho personas en saqueos
Mueren 8 en saqueos en zona de desastre de Filipinas
Numerosas personas se refugian en un centro deportivo en Tacloban, en la provincia central de Leyte, Filipinas, donde decenas de miles de supervivientes sufren la carencia de alimentos y agua.
Foto: EFE

TACLOBAN, Filipinas.— Las operaciones de rescate y alivio en la ciudad filipina de Tacloban, devastada por un tifón, se aceleraron el miércoles pero la bajísima cantidad de agua, alimento y suministros médicos que están llegando a las áreas de más difícil acceso está haciendo que los sobrevivientes, desesperados, quieran tomar medidas por mano propia, incluso saqueando.

Ocho personas murieron aplastadas cuando miles de damnificados por el tifón entraron a la fuerza en una bodega de arroz del gobierno en el centro de Filipinas, informaron el miércoles autoridades. Se trató de los primeros decesos reportados como resultado del saqueo del martes.

Rex Estopérez, portavoz de la autoridad alimentaria del país, dijo que la policía y los soldados quedaron indefensos cuando ocurrió el saqueo en la municipalidad de Alangalang, en Leyte, la más castigada por la tormenta.

Dijo que los ocho murieron aplastados cuando un muro se derrumbó. Los saqueadores se llevaron más de 100 mil costales de arroz.

Estopérez dijo que hay otras bodegas en la región, pero se negó a decir dónde por razones de seguridad.

Desde la llegada del meteoro, las personas han irrumpido en casas, centros comerciales y estacionamientos, donde han vaciado anaqueles con comida, agua y otros bienes. Las autoridades han tenido dificultades para evitar el saqueo.

También hay reportes no confirmados de pandillas armadas participando en algunos casos.

El incidente mostró la urgencia de hacer que el alimento y el agua se distribuyan pronto en la zona de desastre.

Las autoridades de aviación dijeron que dos aeropuertos más en la región reabrieron, permitiendo más vuelos para entregar ayuda.

El general brigadier estadounidense Paul Kennedy dijo el miércoles que sus tropas instalarán equipo en el aeropuerto de Tacloban para permitir que los aviones aterricen en la noche. La ciudad quedó prácticamente destruída por el tifón del viernes y se ha vuelto el principal foco de los esfuerzos de ayuda.

“No sólo vamos a ver a los marines y algunos aviones y helicópteros”, dijo Kennedy. “Llegará el Comando del Pacífico entero a responder a esta crisis”.

Un barco de bandera noruega que lleva suministros partió desde Manila mientras que un avión de la fuerza aérea de Australia despegó de Canberra con un grupo de médicos. Buques de las navales de Estados Unidos y Gran Bretaña también se dirigen a la región.

Tacloban, una ciudad de unos 220 mil habitantes en la isla de Leyte, sufrió los embates de los vientos y de marejadas tipo tsunami. La mayor parte de la ciudad está en ruinas, en un caos de casas, automóviles y árboles destruidos. Y los vecinos hambrientos se han llevado toda la comida y el agua de tiendas, gasolineras y centros comerciales.

Las autoridades también están trabajando para determinar cuánta gente murió y el presidente Benigno Aquino III dijo que la cifra de víctimas fatales podría de unas 2,000 o 2,500, menos de lo que se calculaba.

Hasta el martes, la cifra oficial de fallecidos por el tifón era de 1,774.

____

Los periodistas de The Associated Press Oliver Teves, Chris Brummitt y Teresa Cerojano en Manila, Kristen Gelineau en Cebú y Edith M. Lederer en la ONU, contribuyeron a este despacho.