Nueva demanda intenta salvar al CCSF

La Coalición para salvar el Colegio de la Ciudad de San Francisco emitió un mandato judicial contra la ACCJC
Nueva demanda intenta salvar al CCSF
"Amamos a CCSF", en una de las protestas comunitarias frente al Departamento de Educación en San Francisco.
Foto: Ricardo Ibarra / El Mensajero

SAN FRANCISCO.— Save CCSF Coalition en conjunto con el abogado Dan Siegel interpusieron una nueva demanda contra la ACCJC (siglas en inglés para la Asociación Acreditadora de Colegios Comunitarios y Juniors), que desde mediados del año decretó el cierre del Colegio Comunitario de San Francisco por mala administración y falta de fondos económicos.

Esta nueva demanda, luego de dos anteriores, presentada el 7 de noviembre en las instalaciones del campus central, pide a la Corte que emita un Mandato Judicial. Según la Coalición Save CCSF, esta renovada aproximación “ha sido efectiva en otros casos presentados contra agencias de acreditación que han revocado injustamente la acreditación de una universidad”.

En palabras del abogado Dan Siegel, “estamos pidiendo a la Corte Superior de San Francisco que anule las decisiones emitidas por la ACCJC, porque ACCJC ha operado en violación de las leyes y regulaciones que suponen están para guiar sus deliberaciones”.

Según Siegel, ACCJC ha incumplido con regulaciones interpuestas por el Departamento de Educación estadounidense, por ejemplo, los grupos de evaluadores enviados estaban supuestos a estar integrados por especialistas “y no lo han hecho. El departamento de educación ya ha señalado que no han cumplido con la integración de sus equipos de trabajo”, señaló.

Algunas de las cuestiones más graves de ACCJC, para la defensa del Colegio de la Ciudad es que cuando el grupo de evaluadores encuentran problemas “están supuestos a informarlos a la institución, para que pueda solucionarlos, y tampoco lo han hecho. Para retirar la acreditación al Colegio agregaron un montón de problemas que nunca informaron, sin siquiera darle oportunidad de responder.

“También están supuestos a evitar conflictos de interés”, agregó, “y todo este proceso está lleno de conflictos de interés, como Barbara Beno, presidente del ACCJC, quien eligió a su esposo para ser uno de los acreditadores, uno de los evaluadores. No me imagino cómo este señor vaya a intentar violar las decisiones de su esposa en todo esto”.

Lo que subyace en todo este conflicto, dijo Siegel, es el control financiero por un grupo selecto de personas que pretenden controlar el dinero, “todo esto es para ellos una recompensa financiera”.