Primera dama de Colombia defiende el proceso de paz

María Clemencia Rodríguez cuestiona a quienes, como el expresidente Uribe, atacan el diálogo con la guerrilla

La primera dama de Colombia María Clemencia Rodríguez se encuentra de visita en Washington junto a su esposo.
La primera dama de Colombia María Clemencia Rodríguez se encuentra de visita en Washington junto a su esposo.
Foto: María Peña

Washington, D.C. – La primera dama de Colombia, María Clemencia Rodríguez, afirmó este martes en entrevista exclusiva con La Opinión que los recientes ataques del expresidente Alvaro Uribe al proceso de paz dañan a sus país, y lo invitó a que se sume a los colombianos que luchan por ella.

“Como colombiana, no como esposa del Presidente, me duele que el expresidente Uribe haga esos ataques, sobre todo porque le terminan haciendo daño al país, no personalizados. Prefiero pasar la página, e invitarlo a que se una a esa gran mayoría de colombianos que queremos la paz”, dijo Rodríguez, quien está en Washington acompañando al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en una visita oficial a EEUU.

Uribe “conoce muy bien a Juan Manuel Santos y sabe que Juan Manuel durante su Gobierno (como ministro de Defensa) supo hacer la guerra, y le tiene que validar que quiere ahora hacer la paz”, subrayó.

Señaló que, así como la primera dama de EEUU Michelle Obama abanderó el combate contra la obesidad infantil, ella lo hace por “la primera infancia” en Colombia, porque “nuestros niños no son solo el futuro de un país sino que son su presente, y creo que eso nos une, que trabajamos por la infancia de nuestros países”.

En ese sentido, aseguró que el Gobierno de Santos ha cumplido con la meta del 2013 del programa “De cero a siempre” de atender de forma integral a un millón de niños y sus familias que viven en extrema pobreza, aún cuando “faltan ocho meses de Gobierno”.

Agregó que, si Santos gana la reelección el próximo año, ella continuará su papel de “acompañamiento humanitario” a sus labores.

“Mi labor… será la misma que estoy haciendo hasta ahora: acompañamiento en sus programas sociales, seguir siendo su compañera, su cómplice y por supuesto la madre de sus hijos”, enfatizó Rodríguez, de 52 años.

Lejos de mantenerse invisible, Rodríguez ha tenido un ritmo febril y protagónico, promoviendo diversas causas. En 2010, se subió a una lancha para inspeccionar los daños por la ola invernal en Cundinamarca.

“Respeto profundamente a las primeras damas que han querido marginarse un poco pero creo que, en mi caso, las circunstancias me pusieron frente a oportunidades para crecer como persona, prestarle servicio a mi país durante un tiempo limitado”, dijo a manera de reflexión.

“Creo que las condiciones humanitarias de Colombia hicieron que uno se pusiera las botas…y ayudar a los colombianos”, resumió Rodríguez, madre de tres hijos en un matrimonio que lleva 27 años.

Asimismo, consideró que la mujer en Colombia ha registrado avances sociales, en la política y en la empresa privada, si bien existe en su país y en América Latina el reto de la desigualdad.

Si tuviese una varita mágica su prioridad sería combatir la pobreza, sobre todo en lugares apartados en Colombia, que genera “desigualdad absoluta”, y para lo cual se requiere el apoyo internacional, matizó.

Ese apoyo, sumado a las alianzas público-privadas del Gobierno de Santos, ha contribuido, por ejemplo, a la creación de centros de desarrollo infantil en lugares remotos de Colombia, observó.

EEUU es uno de los principales destinos de los más de 3.4 millones de colombianos en el exterior -más de 908,734 en EEUU en 2010, según el Censo-, pero Rodríguez insistió en que Colombia, como ha constatado la comunidad internacional, “ha evolucionado de forma sustancial”.

Aunque consideró que los colombianos indocumentados en EEUU deben “mantener vigente la esperanza” de una reforma migratoria, reiteró que Colombia ofrece buenas oportunidades, “está de moda, está resurgiendo, está creando cifras de alto impacto en el tema económico, en el combate a la pobreza”.

“Creo que la paz la tenemos que construir todos los colombianos, los que hemos sido víctimas de ese conflicto. Yo invitaría a la comunidad colombiana a construir sobre la paz… esta no es la paz de Juan Manuel Santos, es la paz de Colombia, de todos los que vivimos dentro y fuera de Colombia”, puntualizó.

Maria.pena@impremedia.com