La NASA cultivará plantas en un vivero en la Luna

El objetivo del experimento es determinar si los humanos pueden vivir y trabajar en el satélite
La NASA cultivará plantas en un vivero en la Luna
Los investigadores buscan desarrollar la horticultura para alimento humano en la superficie lunar.
Foto: Archivo / Shutterstock

Washington – La NASA enviará a la Luna, en 2015, un pequeño vivero con el que experimentará con el cultivo de nabos, berros y albahaca, con vistas a un posible desarrollo de la horticultura para alimento humano en la superficie selenita.

La agencia espacial informó esta semana de que la cámara sellada para el primer intento de germinación sobre la Luna irá a bordo de la nave privada que resulte ganadora del Premio Lunar X de Google.

“Nuestro concepto es el desarrollo de una cámara de cultivo simple, sellada, que pueda sustentar la germinación en un período de cinco a diez días en la luna”, indicó la agencia.

“Un filtro de papel con nutrientes disueltos, dentro de la cámara, puede alimentar a un centenar de semillas de berros, diez semillas de albahaca y otras diez de nabo”.

Un comunicado del Centro Ames de Investigación de la NASA explicó que el objetivo del experimento es determinar si “los humanos pueden vivir y trabajar en la Luna (…) quedándose por décadas”.

Un primer paso hacia la presencia humana de largo plazo es el envío de las plantas.

“Recién germinadas, las plantas pueden ser tan sensibles como los humanos a las condiciones ambientales y a veces más sensibles”, continuó el comunicado. “Las plantas llevan material genético que puede resultar dañado por la radiación, al igual que los humanos.

El envío de las semillas servirá para explorar el ambiente lunar tal como en viejos tiempos los mineros llevaban un canario dentro de los túneles para detectar la presencia de gases explosivos.

El experimento no involucra la prueba de cultivo de las plantas sobre el suelo lunar, cubierto por un polvo que carece de muchos de los nutrientes que sustentan la vida vegetal y en el cual no existe el material orgánico descompuesto que enriquece el suelo terrestre.

Asimismo, los niveles de radiación en la Luna son mucho más intensos que en la Tierra, ya que el satélite no posee una atmósfera que detenga los rayos más dañinos del Sol.

En la superficie lunar las temperaturas varían en un mismo día desde los 100 grados Celsius a los 173 grados Celsius bajo cero, y el ciclo de luz y sombra que regula la fotosíntesis está sujeto al hecho de que el “día” lunar dura unos 28 días terrestres.

El Centro Ames explicó que una vez que la nave se pose sobre el satélite un mecanismo liberará un pequeño depósito de agua que humedecerá el papel e iniciará la germinación de las semillas del mismo modo que ocurre en el experimento escolar.

Los brotes serán fotografiados a intervalos regulares con resolución suficiente para comparar las pautas de crecimiento en plantas de control en la Tierra.

“Usaremos la luz natural del Sol sobre la Luna como fuente de iluminación para la germinación de las plantas como una primera demostración del uso de los recursos in situ”, añadió.

Alrededor de la web