Promueve subir salario mínimo

Presidente Obama insiste en que 'es hora' de aumentar el pago federal
Promueve subir salario mínimo
Hoy día está programada una ola de protestas en restaurantes de comida rápida del país, pidiendo aumento del salario mínimo. En la foto, empleados de un McDonald's en New York, protestando en agosto.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— El presidente de EEUU Barack Obama, promovió ayer un aumento del salario mínimo para atacar la pobreza y la creciente desigualdad que, a su juicio, amenazan el “Sueño Americano” y la democracia en este país.

Obama, que apoya una medida demócrata para aumentar el salario mínimo federal de $7.25 a $10 la hora, ofreció un discurso en el que aseguró que el buen funcionamiento de la economía es “el reto definitorio de nuestros tiempos”.

“La idea de que tantos niños nazcan en la pobreza en la nación más rica de la tierra ya es lo suficientemente desgarradora, pero la idea de que una niña no pueda escapar de la pobreza porque carece de una educación decente, cuidado médico o una comunidad que vea en ella su futuro, debe ofendernos a todos”, dijo Obama desde un centro comunitario en un barrio pobre en el sureste de Washington.

El acto, auspiciado por el Centro para el Progreso Estadounidense, se produjo en víspera de una ola de protestas contra restaurantes de comida rápida en un centenar de ciudades, dando seguimiento a una campaña lanzada en 2012 para aumentar el salario mínimo.

Una decena de estados, entre éstos California, Nevada, Connecticut, Nueva Jersey y Arizona, tienen un salario mínimo por encima del nivel federal.

Obama retó a los republicanos a que presenten sus propios planes para reducir la desigualdad, fortalecer a la clase media, y ampliar las oportunidades de ascenso social en EEUU.

Aunque el “doloroso legado de la discriminación” ha golpeado más a los negros e hispanos, la falta de oportunidades perjudica a todos en todas partes, señaló Obama, aplaudido cuando repitió su llamado a la aprobación de una reforma migratoria.

Obama pidió que el Congreso apruebe además la extensión de los beneficios de desempleo que vencen a fin de mes, y medidas para mejorar la educación y capacitación de los trabajadores.

En declaraciones a La Opinión, Judy Conti, analista en Washington del Proyecto Nacional para Leyes Laborales (NELP), dijo que las propuestas de Obama “tienen sentido” porque miles de trabajadores están viviendo “una crisis humanitaria…con dificultades para alimentar a sus familias”.

“La gente cree que los desempleados están felices haraganeando en sus casas. El beneficio promedio para un desempleado es de $260 a la semana, no viven en lujo, eso es apenas entre el 30% y 60% de lo que estuviesen ganando”, dijo Conti.

Por otra parte, “las empresas siempre se han opuesto a aumentar el salario, pero no vemos datos que corroboren su argumento de que eso perjudica a la economía. Al contrario, un aumento al salario mínimo beneficia a las empresas y a los consumidores”, subrayó.

En la actualidad, la tasa de desempleo se ubica en 7.3%, y los economistas predicen que ésta podría bajar en casi medio punto porcentual en 2014, si el Congreso no extiende los subsidios de desempleo para hasta un millón de personas que llevan al menos 27 meses sin trabajo.

Eso se debe a que esos desempleados “desaparecen” de la nónima de beneficios y de los cálculos oficiales del desempleo.

Pero Obama advirtió de que la época de compras navideñas “no es el momento” de dejar sin beneficio a los desempleados.