Acuerdo para evitar cierre de Gobierno

Plan bipartidista deroga los abruptos recortes fijados para 2014 y 2015 de pensiones

El representante republicano Paul Ryan y la senadora demócrata Patty Murray antes de anunciar el trato sobre el presupuesto.
El representante republicano Paul Ryan y la senadora demócrata Patty Murray antes de anunciar el trato sobre el presupuesto.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— Los encargados de las negociaciones presupuestarias en el Congreso llegaron ayer a un acuerdo preliminar para financiar la Administración federal más allá del 15 de enero y evitar así un nuevo cierre por falta de fondos como el de octubre.

El legislador republicano Paul Ryan y la senadora demócrata Patty Murray, que han liderado las negociaciones, anunciaron en una conferencia de prensa los detalles del acuerdo, que además deroga parcialmente para los años fiscales 2014 y 2015 los abruptos recortes del gasto público que entraron en vigor en marzo.

El acuerdo, el primero bipartidista tras tres años de sucesivas crisis presupuestarias, “es un paso en la dirección correcta” y reducirá el déficit público en unos 23,000 millones de dólares “sin aumentar los impuestos”, destacó Ryan, que fue candidato republicano a la vicepresidencia del país el año pasado.

Murray, por su parte, recordó que EEUU ha saltado de una crisis presupuestaria a otra en los últimos años por la falta de consenso en el Congreso y “esa incertidumbre ha sido devastadora” para la recuperación económica.

Se espera que el acuerdo sea votado en ambas cámaras del Congreso antes de que termine la semana. Con el mismo, se restaurarán hasta 2015 unos 63,000 millones de dólares de los recortes automáticos del gasto público, conocidos como “secuestro”, que entraron en vigor en marzo pasado para reducir el déficit.

Esos recortes, valorados en más de 85,000 millones de dólares para este año 2013 y en 1.2 billones de dólares durante la próxima década, afectaron a muchos programas sociales del Gobierno y en particular al presupuesto del Pentágono.

El alivio de esos recortes se compensará con otras reducciones selectivas de gastos y con un aumento de los ingresos que se logrará, entre otras medidas, con un incremento de los aportes que los empleados federales hacen a sus planes de jubilación.

Además, este pacto bipartidista establece un nivel de gasto de aproximadamente 1 billón de dólares para el año fiscal 2014 y garantiza que la Administración federal tendrá fondos para seguir operando a partir del 15 de enero.

El acuerdo en el Congreso que puso fin a la paralización parcial de la Administración federal por falta de fondos durante 16 días en octubre pasado estableció la creación de un comité bicameral y bipartidista que debía presentar un plan presupuestario consensuado antes del próximo viernes, día 13 de diciembre.

Ahora es necesario que tanto la Cámara baja, de mayoría republicana, como el Senado, controlado por los demócratas, den su visto bueno al plan presentado ayer por Ryan y Murray.