Violencia contra mujer bajaría con la reforma migratoria

Un informe asegura que muchas inmigrantes son víctimas de abusos y violencia doméstica por su situación de indocumentadas

Violencia contra mujer bajaría con la reforma migratoria
Isaura García es un claro ejemplo. Fue víctima de violencia doméstica y luego de llamar al 911 por ayuda, enfrentó un proceso de deportación en el 2011.
Foto: AP

Washington – El Congreso debe aprobar una reforma migratoria integral para ayudar a reducir la violencia de la que son víctimas muchas mujeres inmigrantes en EEUU, según un informe divulgado este martes.

El reporte, dado a conocer durante un foro de la Universidad de George Washington y la campaña We Belong Together, surge a tres días de que la Cámara de Representantes, bajo control republicano, inicie su receso navideño sin aún someter a voto una reforma migratoria.

En declaraciones a La Opinión, Pramila Jayapal, co-presidenta de la campaña pro reforma “We Belong Together”, dijo este martes que “la violencia y discriminación” son asuntos íntimamente vinculados con las razones que obligan a las mujeres a emigrar.

Nuestro maltrecho sistema de inmigración impide que millones de mujeres obtengan una visa de trabajo, se reúnan con sus familias o contribuyan plenamente en nuestras comunidades, y ese mismo sistema es el que las expone a la violencia”, se quejó.

“Para crear un cambio real y duradero que refleje los valores de nuestra nación, tenemos que empezar por entender cómo estos asuntos están vinculados”, señaló.

Según Mary Ellsberg, directora del Instituto Global para la Mujer, de la Universidad de George Washington, para muchas mujeres dentro y fuera de EEUU se trata de “un asunto de vida o muerte” porque, a su juicio, la reforma ayudaría a reducir la violencia de género en este país.

En general, las mujeres emigran a EEUU en busca de empleo o, en muchas ocasiones, para huir de la violencia y persecución en sus países de origen. Según el Departamento de Justicia, unas 50,000 mujeres son víctimas de la trata de personas en EEUU cada año, del total de entre 700,000 y dos millones en todo el mundo, indicó el documento.

En EEUU, una de cada tres mujeres es víctima de violencia doméstica y las inmigrantes son vulnerables “por su aislamiento, falta de conocimiento sobre sus derechos y servicios, barreras del idioma, y el temor o la amenaza a la deportación” por parte de su pareja o agente policial, resumió el documento.

Aunque las mujeres conforman el 51% de los extranjeros y el 48% de los refugiados en EEUU, solo el 27% de las visas de trabajo concedidas por Washington son para ellas.

Eso se debe a que las mujeres migrantes suelen trabajar en el área de servicios, que no es de alta prioridad para esas visas.

La falta de una visa, advierte el informe, las deja vulnerables a la explotación de sus empleadores y parejas, por lo que solo una reforma que incluya una vía hacia la ciudadanía y las proteja fortalecerá las protecciones de los trabajadores sin importar su estatus legal.

El informe insta al Congreso a que apruebe el Acta Internacional sobre Violencia contra la Mujer (IVAWA), presentada por los demócratas en la Cámara de Representantes el pasado 21 de noviembre.

Entre otros elementos, esa iniciativa promueve programas económicos y educativos para que las mujeres no sean víctimas de abuso o tráfico sexual; da asistencia a sobrevivientes de violencia de género, y autoriza la capacitación de militares sobre cómo proteger a las mujeres de la violencia.

Desde el 2008, EEUU concede unas 10,000 visas “U” para extranjeras víctimas de violencia doméstica y otros delitos, a cambio de cooperen en investigaciones de esos crímenes. También otorga, bajo estrictos requisitos, un total de 5,000 visas “T” para sobrevivientes de la trata de personas.

El informe está poblado de “hechos” sobre la tragedia humanitaria que supone la violencia de género, incluyendo que, en algún lugar del mundo, cada dos segundos una menor de edad es obligada a casarse, o que al menos 7,000 mujeres y jóvenes emigran a EEUU de países donde a la mayoría se les practica la mutilación de genitales.