Cumple el Bayern y está en la final

Cuadro de Pep golea y buscará el título el sábado

Cumple el Bayern y está en la final
El francés Franck Ribery celebra después de abrir el marcador para el Bayern Munich en la cancha del Estadio Adrar de Agadir.
Foto: AP

AGADIR, Marruecos (NTX/ AP).— El club alemán Bayern Munich hizo válidos los pronósticos y ya espera a su rival para la final del Mundial de Clubes, esto, tras vencer en semis por 3-0 al Guangzhou Evergrande de China, en el Estadio Adrar.

“Dominamos el partido”, consideró el técnico español del Bayern, Pep Guardiola.

“Y cuando eso pasa, el rival no puede imponer su juego”, señaló.

Apenas se escuchó el silbatazo inicial, el campeón europeo ya acechaba el área rival, ante la presión y superioridad, el conjunto asiático no tuvo de otra más que detenerlos con faltas.

Pese al claro dominio, a los bávaros se les resistía el gol, el balón se estrelló una y otra vez en los postes hasta el 40′, con un rechace en el área que no desperdició el francés Franck Ribery para poner el 1-0.

Ante esto, los tigres continuaron defendiendo con todo pero el croata Mario Mandzukic, habilitado por Thiago Alcántara, se encargó de duplicar la cuenta al 44′.

Para el complemento, Guangzhou trató de sorprender con un rápido ataque sin embargo, la estrategia no les funcionó y en un contragolpe, Mario Gotze transformó el 3-0, esto, al 47′.

“El técnico nos preparó. Queríamos la posesión de la pelota para limitarlos en cualquier contraataque”, comentó el capitán del Bayern, Philipp Lahm. “Creo que lo logramos”.

Conscientes de que una remontada no era posible, los de Cantón dejaron de pelear para que Bayern siguiera controlando las acciones a placer, aunque bajaron el ritmo, pudieron conseguir una victoria más abultada.

El técnico del Guangzhou, el italiano Marcello Lippi, dijo que su equipo defendería su puerta y lo hizo de manera admirable en un principio.

“Sinceramente, creo que no hubo un duelo muy equilibrado”, finalizó Lippi.

Hoy, el club teutón conocerá a su adversario por el título, el cual saldrá del choque entre el favorito Atlético Mineiro, comandado por el brasileño Ronaldinho, y el local Raja Casablanca, que derrotó 2-1 a Monterrey en los cuartos de final.