Los 10 mejores nocauts en 2013, ¿cuál es tu preferido?

El jaque mate del boxeo en los nocauts de Cotto, Arce, González, García...
Los 10 mejores nocauts en 2013, ¿cuál es tu preferido?
Miguel Cotto tira a la lona a Delvin Rodríguez, quien arrolla al réferi en el Amway Center.
Foto: Archivo / Chris Farina - Top Rank

CIUDAD DE MÉXICO.– Las transmisiones en televisión abierta le han dado una dimensión nueva a un deporte de altas emociones. El boxeo genera pocas cosas que otras disciplinas difícilmente saben transmitir. Entre el rechazo por el supuesto marco violento y la apasionada forma en que muchos ven el combate entre dos seres humanos, el pugilismo se debate siempre entre ganadores y perdedores que tienen detrás meses de entrenamiento exhaustivo.

Como en el ajedrez, ambos basados en estrategias, el jaque mate arriba del ring es siempre en forma de golpe certero. El nocaut es ese momento preciso donde todo se acumula. Este 2013, tuvo varios de púgiles para perdurar en la memoria.

Tras ser sometido a dos operaciones cerebrales, su estado de salud “estable” fue un alivio para el boxeo latinoamericano. En el octavo round, el colombiano José Carmona no pudo más y cayó a la lona debido a la paliza que un combatiente mexicano le estaba propinando. En San Luis Potosí, Jorge “Travieso” Arce regresaba a un ring después de 11 meses de ausencia.

Nacido en Cartagena, fue elegido tras dos boxeadores indispuestos previamente programados. Luego de 15 días hospitalizado, Carmona salió del nosocomio después de despertar de un coma, presentando una sorprendente mejoría. “Les informo que (José Carmona) ya salió de la operación y creo salió bien, ahora hay que esperar 48 horas para tener respuesta para ver cómo reacciona, todo bien”, escribió Arce en Twitter, luego de la segunda intervención.

La izquierda de Jhonny González entró firme por el flanco derecho de la guardia descuidada de Abner Mares. El duelo entre mexicanos acabó pronto y en sorpresa. Los brazos largos del oriundo de Pachuca fueron clave en la pela que solo duro un round. Tras estudiarse con la guardia alta, quedó claro que Abner apostaba por el combate corto donde tendría más posibilidades.

Sin embargo, Jhonny supo esperar paciente, leyendo los momentos de flaqueza rival. Habiendo llegado como una víctima, el simple hecho de poder superar la adversidad le dio la fuerza suficiente para adentrarse al encordado. La arena de Carlson, California enmudeció en cuánto Mares cayó al suelo tras el impacto que hizo temblar estrepitosamente a su mandíbula. González se coronó como el nuevo campeón pesó pluma del CMB.

Un día antes, Mikey García marcó 128 libras en la báscula, pasándose por un par de las permitidas. Dos noches antes había sufrido problemas de deshidratación notables que a la hora del pesaje le causaron problemas. Con la oportunidad de volverse a subir, el méxico-estadounidense se negó a tomar esa posibilidad aceptando dejar el título pluma vacante. Una noche después, su pegada se hizo presente en el ring preparado inicialmente para que defendiese su corona.

En Dallas, sin la motivación de refrendar lo que le pertenecía, se entregó a la pasión primaria del box que implica orgullo propio. En el cuarto round, Juan Manuel López sufrió una izquierda potente después de haber caído a la lona en el segundo asalto. Mikey salió victorioso, sin cinturón, pero con un nocaut para el recuerdo.

Previo al combate entre Juan Manuel Márquez y Timothy Bradley, Orlando “Siri” Salido dio una cátedra con su mano derecha de como hay que enfrentar a un zurdo de alta potencia. Su tocayo Cruz sucumbió en el séptimo round gracias a un poderoso nocaut. El boricua no pudo contener el ritmo que imponía el golpe recto de derecha del mexicano. Tras varios episodios de estudio, la pelea se tornó una partida de ajedrez con las estrategias en el aire del ring. Todo iba igual hasta que el “Siri” fue directo sobre su rival que absorbía todo después de que sus resistencia no pudo más. En el séptimo round, la derecha que hasta ese momento había sido clínica, se convirtió en una arma letal. Cruz cayó, y el Orlando nacido en Ciudad Obregón, conquistó el campeonato pesó pluma de la OMB.

Hasta Puerto Rico llegó confiado gracias a su talento natural para boxear. Enfrente estaba un pugilista local de gran envergadura como Jonathan “Bomba” González. En Puerto Rico, el mexicano Giovani Segura dio una cátedra a domicilio frente al público local entregado a su figura. El apoyo masivo sirvió de muy poco gracias al empuje dinámico del “Guerrero Azteca” , incapaz de dejarse absorber por una adversidad muy marcada.

Tras dos visitas a la lona por parte del boricua, fue en el cuarto round cuando la tercera fue la vencida como reza la vieja frase. González no se levantó como en las veces anteriores. La superioridad de Segura dejó marcada a la cartelera, frente al asombro de la gente puertorriqueña pendiente del resultado. En un efusivo festejo, Giovani se coronó campeón latino de peso mosca de la OMB.

Un duelo caribeño fungió como el regreso a la escena principal de un boxeador de alto calibre. Miguel Cotto volvía después de 11 meses de ausencia frente al dominicano Delvin Rodriguez de quién se esperaban grandes cosas esa noche. El miedo escénico se apoderó del contendiente del gran Cotto, dolido y con ganas de revertir una racha de dos derrotas consecutivas. La prensa había visualizado el futuro del boricua tan oscuro y destinado al pronto retiro.

Sin embargo, cuando sonó la campana para iniciar el combate, se paró sin mesura sobre su rival. Miguel parecía concentrado en retomar el prestigio perdido sin importar quien estuviera en frente. Delvin no comprendió nunca el asunto e iniciando el segundo asalto, después de un primer round tormentoso, sufrió un nocaut que puso al boricua otra vez en el mapa.

Dos boxeadores de gran embalaje se midieron en Montreal por el título semi-completo, con un pugilista local de 35 años. Con su veteranía como bandera, utilizó su experiencia para ser oportunista. Uno de los nocauts más aparatosos del año salió de la derecha de Adonis Stevenson luego de conectar la mandíbula de Chad Dawson, campeón defensor.

El estadounidense venía de perder un combate por la vía rápida. Exponer su cinturón fue un paso certero, sin imaginar que perdería su mote de campeón. En tan solo 1:16, el Bell Centre vibró con su veterano representante gracias a su oportuna derecha. En frente de quienes lo apoyaban, se coronó dejando de lado su estatus de aspirante al título.

Steve Smoger tuvo que parar el combate después de la tercera caída de un campeón noqueado por un hambriento argentino. Lucas Matthysse subió al ring con ganas de demostrar su valía a sus 30 años de edad. Lamont Peterson llegó a Altantic City para medirse a un sudamericano que tenía un registro sorprendente con 31 nocauts en 33 combates. Como de costumbre, el primer round fue un estudio del rival a vencer.

La agresividad de Lucas se hizo presente pronto sin encontrar una respuesta a la altura de su combatiente estilo de boxeo. Un golpe certero a la mandíbula tiró a Lamont por segunda vez que se logró levantar por segunda vez después de que el conteo llegó a siete. El porteño aprovechó el momento hasta que el referí paró el daño.

Siendo uno de los mejores boxeadores en la actualidad, Mikey García muestra un talento disciplinado cuando sale un ring, paciente e inteligente, espera el momento preciso para conectar. Lector voraz de los momentos decisivos de un combate, se plantó frente al voluntarioso puertorriqueño Román Martínez. El “Rocky” supo hacer daño ante el público de Corpus Christi pendiente de un duelo de altos bríos. En el aire estaba el título de 130 libras de la OMB.

Martínez pegó primero con un derechazo que dejó sentado al méxico-estadounidense. Sin embargo, Mikey se agarró a su agresividad como bandera. El empuje tuvo la precisión decisiva en el octavo round cuando un gancho de izquierda conectó el hígado de García que lo dejó de rodillas.

Le dicen Tyson por su embate poderoso sin mesura. Hernán Márquez se enfrentaba a Giovani Segura con la simple intención de ser el retador del campeón pesó mosca de la OMB, Juan Francisco “Gallo” Estrada. Las ganas de obtener un mote de contendiente provocaron un duelo de alarido con dos pugilistas causantes de emociones. Los 3 mil aficionados se rindieron ante el espectáculo del ring. Un intercambio de golpes revistió la gala de dos mexicanos potentes.

El aguante de los dos peleadores llegó hasta el último round donde Márquez no pudo soportar el embalaje de Giovani. Antes de la última campanada, Tyson cayó a la lona gracias a un izquierdazo de Segura. Hernán salió en camilla ante la incredulidad del público sonorense.

?>