Ecuador se une al “boom” del cine latino

"Mejor no hablar de ciertas cosas" fue postulada al Oscar por ese país

El filme gira en torno a Paco Chávez, un joven cuya vida se centra en las drogas y el amor que tiene por Lucía, otro de los personajes de "Mejor no hablar de ciertas cosas" .
El filme gira en torno a Paco Chávez, un joven cuya vida se centra en las drogas y el amor que tiene por Lucía, otro de los personajes de "Mejor no hablar de ciertas cosas" .
Foto: Cortesía / Punk S.A.

Nueva York — A pesar de que entre las nominaciones a Mejor Película Extranjera para la próxima entrega del Oscar, no se seleccionó ningún filme latino, el cine latinoamericano continúa expandiéndose. Esto se debe a los incentivos estatales y el aumento en el público de los respectivos países que atienden a las salas para apreciar producciones locales.

Uno de los casos mas destacados es el de Ecuador, país que por tercera vez en toda su historia, pudo postular este año una de sus realizaciones nacionales para consideración por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (Oscar). A la nación del sur se unieron otros mercados emergentes como Colombia, Venezuela, Chile, Perú, República Dominicana y Uruguay.

“Mejor no hablar de ciertas cosas” (Porcelain Horse), es la cinta escrita y dirigida por Javier Andrade que fue presentada para la próxima entrega anual del codiciado galardón.

“Es un reflejo de lo que está empezando a pasar en Ecuador con el cine, hay una mezcla de apoyo estatal, así como público que quiere ir a las salas a verse, la idea de pagar el boleto para verte a ti mismo es nueva y muy poderosa, es un cambio en cultura”, manifiesta el director respecto al recién adquirido éxito del cine nacional.

Andrade, un cinematógrafo formado en la Universidad de Columbia de Nueva York, escribió la historia en la Gran Manzana mientras estudiaba.

En ella narra lo sucedido a Paco Chávez, un joven cuya vida se centra en el consumo de drogas y el amor que tiene por Lucía, su novia del colegio quien se encuentra casada con otro hombre. Sin embargo, su vida y la de su hermano dan un giro total cuando intentan robar un caballo de porcelana de la casa de su padre.

“La película la filmamos en Puerto Viejo, una ciudad pequeña en la costa del Ecuador en donde yo nací. Lo interesante es que todo el mundo allí quería que se hiciera una película, les parecía una cosa interesante desde el punto de vista del desarrollo” añade.

Con una mezcla de actores veteranos y novatos, Andrade logra capturar la esencia de su pueblo mediante la historia, y al mismo tiempo consigue crear una producción de calidad que, sin duda, se ha convertido en una pauta para futuros proyectos.

“Este año, es nuestro año ‘boom’, hicimos 10 películas que es algo parecido a lo que pasa en Uruguay y Bolivia. Estamos empezando a competir con otras cinematografías latinas y eso es chévere…se trata de hacer historias bien contadas, humanas, interesantes y que sean cercanas a la realidad”, señala el ecuatoriano.