Fiasco y fiesta de lanzadores millonarios

Ganar como sea. Mejor dicho: cueste lo que cueste. Esa fue la receta que patentó en Nueva York, con resultados mixtos, el mítico George Steinbrenner, cuando compró a los Yanquis.

Ganar o ganar. Lo que equivale a decir construir equipos con los mejores y pagarlos al precio que tengan… por lo que pidan … y de pronto un poco más.

¿Y por qué el tema?

Por el contrato de Clayton Kershaw a quien los Dodegrs, que quieren gana sea como sea, convirtieron en el primer beisbolista en ganar más de 30 millones en una temporada.

El acuerdo de 7 años y 215 millones levanta escozor por lo que han sido algunos contratos de larga duración especialmente otorgados a lanzadores. Mire varios ejemplos. Es cierto que ha habido casos de éxito rotundo y otros más que cuentan historias de aquellas para salir corriendo.

A BARRY ZITO le importó poco y nada que los seguidores de los Atléticos lo odiaran por cruzar la bahía para jugar con los Gigantes de San Francisco.

Le dieron siete años y 126 millones que alcanzaron para un desfile de desventuras del que en otro tiempo fuera un gran lanzador zurdo. En seis años Zito tiene (63-80) con los Gigantes y lo que si consiguió fue que también lo odiaran los biliosos seguidores de San Francisco.

MIKE HAMPTON dejó a los Mets donde era feliz, para moverse a Denver, porque los Rockies de Colorado le pagaron 121 millones en ocho años. Había llegado de Astros como ganador de 22 juegos y tras lograr (15-10) en Queens se cotizó por lo alto y cautivó a los Rockies donde estuvo dos años apenas con (21-28) y aún hoy es el peor contrato en la historia de esa franquicia.

JOHAN SANTANA llegó a los Mets procedente de Mellizos con dos Cy Young en su mochila y por eso le dieron 138 millones y seis años.

Era un espectáculo verle lanzar el “change-up” al zurdo venezolano, sin embargo, su duración fue muy corta y tuvo (46-34) con Mets con 109 aperturas.

En 2010 tuvo (11-9). Lesionado se perdió todo 2011. Regresó para poner (6-9) en su récord en 2012 y el 2013, aún bajo contrato también se lo perdió. Un adiós lánguido y penoso de uno de los mejores.

CLIFF LEE ganó un Cy Young con Indios por su impresionante (22-3) en 2008.

Entonces dejó la tribu y rodó por Seattle y Rangers hasta que los Filis le dieron 120 millones y cinco años.

Empezó haciendo grandes cosas y ganaron una Serie Mundial, pero Cliff Lee, ahora con 35 años, tuvo apenas (6-9) en el 2012 y (14-8) en 2013, que no son números de un superestrella. Tiene contrato por dos años más.

GRAFFITI: ¿Ya se enteró que los cuatro lanzadores millonarios de esta nota son zurdos como Kershaw? No sea mal pensado.

Luego la seguimos.