Una dosis de atención a la desigualdad

Obama presionará ante un Congreso dividido sobre reforma migratoria y economía

WASHINGTON, D.C.— El presidente Barack Obama ofrecerá hoy martes su discurso sobre el “Estado de la Unión” en el que nuevamente pedirá la aprobación de la reforma migratoria y un aumento al salario mínimo, ante un Congreso dividido y con una oposición republicana dispuesta a bloquear su agenda legislativa.

Obama pronunciará su discurso, que tiene el propósito de analizar de dónde viene y hacia dónde se dirige la nación, en busca de revitalizar su presidencia, afectada en 2013 por tropiezos con “Obamacare”, y el escándalo por los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional, entre otros baches.

Según han adelantado en los últimos días funcionarios del Gobierno, el discurso tendrá una fuerte dosis de “atención a la desigualdad social”, y por ello reiterará su llamado a aumentar el salario mínimo de $7.25 a $10.10 la hora en tres años.

También han advertido de que Obama recurrirá a su autoridad ejecutiva para tomar medidas unilaterales si el Congreso no actúa con celeridad en sus prioridades legislativas para 2014.

Entre esas prioridades figuran la reforma migratoria –una promesa incumplida desde 2009—, medidas para la creación de empleos, y mayores inversiones para programas de salud y educación.

Un área en la que se prevé que Obama use su autoridad ejecutiva es el combate al cambio climático, mediante un plan para reducir la contaminación ambiental y la promoción de “energía limpia”.

La respuesta republicana al discurso estará a cargo de la legisladora por el estado de Washington, Cathy McMorris, la republicana de mayor rango en la Cámara de Representantes.

Aún si Obama adopta un tono conciliatorio con la oposición, republicanos como el senador por Missouri, Roy Blunt, ya han dejado en claro que el mandatario tiene que ofrecer nuevas propuestas y rendir cuentas sobre sus “políticas fallidas”.

Si Obama llega al Capitolio “con más de lo mismo”, estará repitiendo la estrategia “de muchos líderes fallidos que le han precedido: enfrentar a un grupo de estadounidenses contra otro… no necesitamos más lucha de clases ni más interferencia de Washington”, ha advertido Blunt.

El discurso ha creado grandes expectativas dentro y fuera del Congreso, de cara a los comicios legislativos de noviembre próximo.

Lorella Praeli, una “soñadora” y directora de “United We Dream”, quiere que Obama anuncie alivios migratorios para los indocumentados mientras el Congreso somete a voto definitivo una reforma migratoria.

Obama “la viene prometiendo en cinco discursos, pero tiene que ofrecer una solución ya, porque miles de familias están afectadas en lo social y económico… no puede exigir una reforma y simultáneamente deportar a dos millones de personas”, dijo Praeli invitada por un congresista para asistir al discurso.

Félix Matos, presidente del colegio universitario Hostos College, en Nueva York, dijo que quiere escuchar planes concretos sobre incentivos fiscales para becas y demás programas universitarios; apoyo a un programa piloto para restablecer las becas “Pell” para cursos de verano en colegios como el suyo.

A partir del miércoles, Obama llevará su mensaje sobre la economía a las ciudades de Lanham (Maryland), Pittsburgh (Pensilvania), Milwaukee (Wisconsin), y Nashville (Tennessee).

?>