Diabetes en los niños

Preste atención si su hijo está tomando un medicamento antipsicótico como Seroquel, Abilify o Risperdal, pues según un estudio reciente, pueden triplicar el riesgo de que desarrolle diabetes tipo 2 en el primer año en que los tome.

Los antipsicóticos potentes se usaban tradicionalmente para tratar la esquizofrenia. Ahora, la mayoría de las recetas de los antipsicóticos son para el tratamiento del trastorno bipolar y los trastornos del estado de ánimo, como la depresión.

El estudio, realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, encontró que los niños que tomaban antipsicóticos tenían tres veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, al provocar un aumento dramático del peso y al favorecer la resistencia a la insulina.

Desafortunadamente, el consumo de este tipo de medicamentos ha aumentado en los niños. En los últimos años la cantidad de recetas de antipsicóticos se ha incrementado unas siete veces en el caso de los niños y cinco entre los adolescentes y adultos jóvenes de 14 a 20 años de edad.

El riesgo de desarrollar diabetes es mayor durante el primer año en que se toma el medicamento, incluso si se toma durante períodos cortos. Contrarréstelo con ejercicio, una dieta saludable y la constante supervisión del médico

Un estudio realizado en la Universidad de Illinois, en Chicago demostró que los hombres que tomaron suplementos de soya después de someterse a una cirugía para eliminar el cáncer de la próstata tenían las mismas probabilidades de que el cáncer regresara que los hombres que no tomaron la soya.

Algunos doctores creían que ciertos compuestos presentes en la soya, conocidos como isoflavonas, ayudaban a prevenir el cáncer prostático, pero varios estudios recientes han demostrado que los suplementos de soya, así como otros suplementos nutritivos no reducen el riesgo de desarrollar el cáncer ni su recurrencia.

Por el momento, los hombres sobrevivientes de cáncer prostático deben someterse a pruebas periódicas del PSA como el método más seguro de detectar una posible recurrencia.

La noticia se publicó en el Journal of the American Medical Association.