Retrasan repatriación a náufrago salvadoreño

José Alvarenga pasó más de un año a la deriva en el Pacífico

SAN SALVADOR, El Salvador (EFE).— La repatriación del pescador salvadoreño José Alvarenga, quien asegura que pasó más de un año a la deriva en el Pacífico en una pequeña embarcación, deberá esperar debido a sus quebrantos de salud, dijo ayer la Cancillería salvadoreña.

El ministro consejero de El Salvador en Japón, Diego Dalton, “ha constatado que el estado de salud del señor Alvarenga está quebrantado […] por tanto, se debe esperar que su condición física mejore para iniciar el viaje de retorno, el cual no tiene fecha definida”, indicó la Cancillería a través de un comunicado.

Aseguró que le están dando el “seguimiento y asistencia” necesarios en las Islas Marschall.

Asimismo, reiteró su “gratitud” a Islas Marshall y Estados Unidos “por el acompañamiento y apoyo otorgado” a Alvarenga.

Alvarenga, encontrado la semana pasada en un remoto atolón de las Islas Marshall, explicó que había zarpado de México a finales de 2012 en una expedición de pesca de tiburones pero que una tormenta alejó de la costa su embarcación de siete metros y le dejó a la deriva en el Pacífico.

Las autoridades de México corroboraron el jueves la veracidad de la historia contada por el pescador salvadoreño, que asegura que pasó más de un año a la deriva en el océano Pacífico en un pequeño barco.

El marinero, de quien inicialmente se dijo que era mexicano, es oriundo de la localidad salvadoreña de Garita Palmera y su último domicilio estaba en Costa Azul, en el estado mexicano de Chiapas, de acuerdo a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

El pasado 30 de enero, el barco reapareció en un arrecife cerca de Ebon, un remoto atolón de las Islas Marshall, donde los lugareños encontraron a Alvarenga y tuvieron problemas para comunicarse con él, ya que solo hablaba español.

Alvarenga aseguró que sobrevivió tantos meses en alta mar bebiendo sangre de tortugas cuando le faltaba agua de lluvia y comiendo quelonios, aves y peces que cazaba con las manos.