Vigilar a la Patrulla Fronteriza

La Patrulla Fronteriza es una fuerza policial fuera de control. Es totalmente inacpetable y criminal que no rijan para sus oficiales las normas de conducta en el uso de armas de fuego que guían a las entidades policiales de nuestro país.

Un reporte interno elaborado por expertos criticó a la Patrulla Fronteriza por no investigar adecuadamente los casos en que los agentes dispararon sus armas. Además, señaló que no está clara la política en cuanto al uso de la fuerza letal. Las recomendaciones de que los agentes no disparen a vehículos a menos que quieran matar al oficial —de no crear situaciones para usar el arma— y de no disparar a la gente que le tira objetos que no puedan causar una herida seria, fueron rechazadas por la Patrulla.

El problema es que la política de la Patrulla Fronteriza en el uso de armas es secreta, lo que es una aberración absoluta para gentes del orden pagados por los contribuyentes en una sociedad libre.

Desde esta página denunciamos repetidamente la barbaridad de matar gente del otro lado de la frontera que le tira pidras en vez de salirse simplemente del limitado alcance de los objetos arrojados. Este sentir fue compartido por los expertos..

Como si fuera poco, el reporte fue escondido internamente, a los congresistas que lo pidieron se les dieron versiones incompletas, tapando lo más controversial. El estudio fue obtenido por Los Angeles Times.

Es positivo que el nuevo secretario de Seguridad Interna, Jet Johnson, esté “reconsiderando la repuesta” inicial de rechazar las recomendaciones. Es urgente imponer un control razonable sobre la Patrulla Fronteriza.

El hecho de que esta fuerza policial esté lidiando con la frontera y los indocumentados, no les debe autorizar a tener guías secretas para poder matar gente sin dar cuenta de sus acciones. La patrulla vigila la frontera y alguien debe vigilar a la patrulla.