“Tea Party” cumple 5 años, busca adeptos y fondos

Los republicanos necesitan seis escaños para lograr el control del Senado y varios senadores afrontan competencia de candidatos del “Tea Party”, que los atacan por su presunto débil conservadurismo.
“Tea Party” cumple 5 años, busca adeptos y fondos
El Tea Party rechaza la aprobación de una reforma migratoria que permitiría a los inmigrantes alcanzar la ciudadanía estadounidense.
Foto: Archivo

Washington, D.C. – El movimiento conservador “Tea Party”, que ayudó al Partido Republicano a recuperar el control de la Cámara de Representantes en 2010, cumplió su quinto aniversario con el reto de seguir sumando adeptos y fondos, afirmaron este lunes algunos expertos.

En víspera de la primaria republicana en Texas este martes, la primera de cara a los comicios legislativos de noviembre próximo, los miembros del “Tea Party” celebran su influencia en la política nacional con la renovada promesa de anular la reforma de salud de 2010.

Los republicanos necesitan seis escaños para lograr el control del Senado y varios senadores, como el republicano por Texas, John Cornyn, afrontan competencia de candidatos del “Tea Party”, que los atacan por su presunto débil conservadurismo.

Las primarias de Texas podrían ser una prueba clave para el Tea Party, cuyos candidatos federales no han logrado cimentar su posición en ese estado. Ante la falta de candidatos viables del Tea Party a nivel federal en Texas y otros estados, se prevé la victoria de Cornyn frente al legislador republicano Steve Stockman.

“A nivel estatal hay varias contiendas importantes, hay cuatro candidatos para senador estatal y uno para fiscal general. El Tea Party puede verse como una ventaja y un lastre: moviliza a la base pero también empuja al Partido Republicano más y más a la derecha, lo cual los aleja de los hispanos y los jóvenes, que juegan un creciente papel en la futura configuración política de Texas“, dijo Mark Jones, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rice.

El “Tea Party”, que surgió a finales de febrero de 2009 de furiosas protestas contra el plan de estímulo económico, la falta de disciplina fiscal y la promoción de “Obamacare” en el Congreso, sigue conformado en su mayoría por hombres blancos y mayores de 50 años (66% hombres y 34% mujeres en 2013).

“El reto más grande del movimiento es cómo resolver sus contradicciones internas: dice venerar la Constitución pero quiere anular o modificar varias de sus enmiendas… la promoción o aceptación por parte de líderes del Tea Party de actitudes racistas, homofóbicas, antisemitas y contra los musulmanes dificulta la tarea de sumar adeptos”, dijo Devin Burghart, vicepresidente del Instituto para la Investigación y Educación sobre Derechos Humanos (IREHR).

“El respaldo de líderes de alto perfil como el senador republicano (por Texas) Ted Cruz y los pocos esfuerzos de acercamiento no han logrado más apoyo entre los hispanos… su oposición a una reforma migratoria es un gran obstáculo para llegar a ese grupo”, agregó Burghart, cuyo grupo investiga la trayectoria del movimiento desde 2010.

Larry Sabato, director del Centro sobre Políticas de la Universidad de Virginia, señaló que “el movimiento le costó al menos cinco escaños a los republicanos en el Senado en 2010 y 2012, de lo contrario lo tendrían prácticamente asegurado este año. Su retórica es frecuentemente dura y divisiva, aunque eso no significa que la izquierda no haya aportado su propia retórica” incendiaria.

Cruz, que llegó al Senado en 2012 aupado por el Tea Party, dijo el jueves pasado que el movimiento no sólo no ha muerto sino que “es lo más emocionante que ha ocurrido en décadas en este país”.

  • Más de 513,000 miembros están afiliados al Tea Party, concentrados principalmente en el sur, seguido por el oeste, y las zonas central y del noreste del país.
  • Informe financiero parcial de 2012 señala que tan solo dos facciones del movimiento, FreedomWorks y Tea Party Patriots, recabaron $42,9 millones. Cifra no incluye donaciones de los comités de acción política (PACs).
  • California supera a Texas con el mayor número de miembros del Tea Party en un solo estado, con un total de 40,508 y 93 grupos activos.

(Fuente IREHR.org)