Están Brasil y Tri…Con reloj en contra

En camino a la inauguración del Mundial, el anfitrión y el Tri sufren retrasos

MÉXICO, D.F.— La cuenta regresiva llegó a 100 días y ni Brasil ni la selección mexicana cuentan con todos los argumentos para declararse listos rumbo a la Copa del Mundo.

En el país anfitrión las reformas no terminan, los aeropuertos aún no muestran su mejor cara y la entrega de los estadios no se ajustó a los tiempos que en un principio marcó la FIFA.

Desde la designación de Brasil como sede mundialista, en el 2007, comenzó un largo jaloneo para determinar los plazos para la entrega de los 12 estadios que albergarán la competencia.

Se colocó el 31 de diciembre como la fecha límite, pero apenas se cumplió en la mitad de los escenarios.

A 100 días, no todos los estadios están ya al 100 por ciento.

Detalles y dudas todavía alargan el proceso de entrega, casi como le ocurre al técnico nacional de México, Miguel Herrera, en la confección de su equipo.

Los estadios, los aeropuertos y los hoteles que recibirán a más de 160 mil turistas son las dos grandes preocupaciones del gobierno y el comité organizador de la Copa del Mundo, pues en ambos rubros ya se está trabajando a marchas forzadas:

1. En cuanto a estadios el principal problema se suscitó con la Arena da Baixada, en Curitiba, que tiene apenas un 85% y corrió el riesgo de perder la sede, la cual fue milagrosamente ratificada por FIFA.

2. En Sao Paulo, sede de la inauguración, se desplomó una grúa en noviembre, que causó la muerte de dos trabajadores y la entrega se retrasó para el 15 de abril, a menos de dos meses del primer partido.

3. En Cuiabá la Arena Pantanal quedará completa hasta mediados de marzo y la Arena Amazonia tuvo que reprogramar su inauguración al estar en un 95 por ciento, aun cuando ya se consideran por parte del Comité Organizador y de la FIFA como estadios prácticamente entregados.

4. Sobre el tema de aeropuertos, en Fortaleza, sede del México-Brasil, ya se piensa en colocar una terminal provisional, a ser desmontada después del Mundial, por que las reformas están por abajo del 40 por ciento. En Cuiabá las obras de remodelación no superan el 60 por ciento, y en Sao Paulo ni Guarulhos y Congonhas juntos dan la impresión de tener la capacidad para una evento como la Copa del Mundo.

5. Pero la cosa no termina ahí, pues la hotelería deja muchas dudas, pues está vigente el temor de que haya abusos en los precios y aunque se construyeron nuevos complejos en ciudades como Río de Janeiro y Fortaleza, la mayoría data de hace más de 30 años y su aspecto ya luce avejentado.

LAS DUDAS EN EL TRI

Si Brasil como anfitrión no está listo, México tampoco como equipo.

Aunque el universo de jugadores para seleccionar a los 23 para el Mundial es un punto muy cuidado por el cuerpo técnico tricolor, aún no se ve a un probable once que busque el famoso quinto partido.

1. Nadie puede decir (salvo el técnico para sus adentros) quién será el portero titular el 13 de junio ante Camerún. Un día juega Alfredo Talavera, pero luego no es convocado y ahora va un ‘europeo’ con la idea de sólo ‘probarlo’.

2. La columna vertebral de americanistas y Panzas Verdes que resultó básica para vencer a Nueva Zelanda en noviembre, ahora se enfrenta al paso inestable de los jugadores de las Águilas en su club, y a la incrustación de los militantes en Europa, quienes podrían funcionar mejor en su sistema de 5-3-2.

3. En el eje de ataque la petición de Giovani dos Santos de jugar como centro delantero provoca que ni el preferido del técnico, Oribe Peralta, pueda ya decirse titular, máxime por llevar apenas un gol la Liga.

4. En la defensa las lesiones, las bajas de juego, las indisciplinas a nivel de club y la llegada de jugadores del Viejo Continente como Héctor Moreno y Diego Reyes, conforman un acertijo.

Miguel Herrera revisará a los ‘europeos’ y cuatro semanas después tendrá que convocar otra vez sólo a jugadores de la Liga MX para poner de nueva cuenta un 11 diferente, y ya faltarán entonces menos de 80 días.