Los aceptan tras el rechazo

Estudio revela que repudio de anglos a inmigrantes disminuye con el tiempo
Los aceptan tras el rechazo
Para el estudio se utilizó a inmigrantes mexicanos en el sistema de trenes de Boston y se midió la reacción de los viajeros.
Foto: Archivo

Los usuarios anglos de transporte público que comienzan a compartir el mismo con nuevos inmigrantes reaccionan negativamente en un principio pero luego de un tiempo se reduce su rechazo, reveló un estudio de Harvard que simuló lo que ocurre en una comunidad cuando llegan caras nuevas y visiblemente diferentes.

En resumen, el estudio simuló el “cambio demográfico” que ha venido ocurriendo en comunidades de los Estados Unidos durante generaciones pero que en los últimos años ocurre con mayor fuerza en algunos estados y municipalidades.

En el estudio de el profesor Ryan Eno, se utilizó a inmigrantes mexicanos en el sistema de trenes de Boston y se midió la reacción de los viajeros usando una encuesta posterior.

“La idea era medir el efecto que tiene la llegada de personas diferentes a la comunidad”, dijo Eno en una entrevista telefónica. “Al principio vemos una fuerte reacción de rechazo pero luego, al hacer el mismo experimento dos semanas después, esa reacción baja y se suaviza”.

Los científicos encuentran difícil el medir la reacción de comunidades a la llegada de inmigrantes o personas de otros grupos, razas u origen étnico.

Pero en este caso la táctica fue usar incentivos para que los viajeros llenaran un cuestionario inmediatamente después de ser expuestos a los nuevos “viajeros latinos” que contenía preguntas relativas a la inmigración. Las preguntas eran una forma indirecta de obtener sus actitudes hacia los inmigrantes.

“Hicimos tres preguntas sobre política migratoria. Una sobre si la inmigración de México debía aumentar o disminuir, otra sobre la deportación o retorno de los hijos de indocumentados y tercero sobre la necesidad de hacer del inglés el idioma oficial”, dijo Eno.

Los científicos buscaron una forma de simular la presencia de inmigrantes que fuera relativamente fácil de realizar.

Como parte del estudio, también se pidió a los inmigrantes o “nuevos viajeros” que hablaran español mientras estaban en las plataformas del tren.

“Hallamos que las actitudes cambian para mejor con el paso del tiempo”, dijo.