A 10 años de los atentados del 11-M en España

El cardenal arzobispo de Madrid afirmó que el 11 de marzo de 2004 murieron muchos inocentes pues personas con “premeditación escalofriante” buscaban “oscuros objetivos de poder”
A 10 años de los atentados del 11-M en España
Los ataques contra la red ferroviaria de Madrid que causaron 191 muertos.
Foto: EFE

Madrid.- El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, afirmó este martes que el 11 de marzo de 2004 murieron muchos inocentes pues personas con “premeditación escalofriante” buscaban “oscuros objetivos de poder”.

Rouco ofició la misa por el décimo aniversario de los atentados contra la red ferroviaria de Madrid que causaron 191 muertos y casi dos mil heridos, y señaló fueron muertes “causadas por un odio y un desprecio al hombre de refinada y fría crueldad”.

La misa se celebró en la catedral de la Almudena de Madrid, encabezada por los reyes Juan Carlos y Sofía, la princesa Letizia, la infanta Elena, así como autoridades políticas y familiares de las víctimas.

“Aquellos a quienes no les importa hacer del crimen más horrendo –el atentado terrorista– un medio para los fines de la naturaleza que sean. Sin un previo arrepentimiento profundo y radical, no podrán ser nunca instrumentos de verdadera justicia y paz”, aseveró.

“Por mucho que lo pretendan o imaginen, tampoco podrán adueñarse del futuro de una ciudad, de un pueblo, de una comunidad política, y mucho menos podrán definir y determinar el destino último de las propias víctimas y de sus familias”, expresó.

Apuntó que si bien no se sabe los propósitos e intenciones últimos de los autores de los atentados, es claro que éstos “no podrán neutralizar, y menos aún anular los frutos de nueva y redimida humanidad”.

Rouco destacó la actuación de la sociedad española desde el mismo día de los atentados, ya que su reacción muestra que “el terrorismo podía ser vencido”.

)

Pidió reflexionar sobre el comportamiento cotidiano 10 años después de los atentados, estar abiertos al perdón “aunque solo se pueda hacer efectivo cuando se muestra arrepentimiento sincero por los crímenes cometidos y se reparan los daños causados”.

Instó a la sociedad y principalmente sus responsables “a edificar la comunidad política y la convivencia social sobre los fundamentos éticos de los derechos fundamentales de la persona, respeto de su dignidad y unidad de todos los ciudadanos”.

“El sacrificio de nuestros hermanos arrancados del seno de sus familias y de nuestro pueblo por la violencia criminal de los terroristas pudiera quedar infecundo por nuestra culpa, por no haber sabido convertirnos y reformarnos de verdad y en la verdad”, señaló.

En la nave central, 350 familiares de los 192 fallecidos y los dos mil heridos estuvieron acompañados por los presidentes de la Fundación Víctimas del Terrorismo, la Asociación Víctimas del Terrorismo, la Asociación 11 M Afectados por Terrorismo y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M.

A la misa asistieron el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el secretario general del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, y representantes del cuerpo diplomático acreditado en España, además de los cuerpos de seguridad y emergencias que trabajaron ese día.