Familia pide auxilio al 911 para salvarse de gato iracundo

Lux no les permitía salir de una habitación en la cual tuvieron que refugiarse para evitar ser atacados por el animal
Familia pide auxilio al 911 para salvarse de gato iracundo
Foto: Shutterstock

Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero el gato… El gato, al menos para una familia de Portland, Oregon, es un enemigo tan temible que tuvieron que llamar al servicio de emergencias 911 para poder librarse de la furia del animal que hasta el domingo consideraban como su mascota.

El periodista Stuart Tomlinson, del diario The Oregonian, entrevistó a la familia Palmer, luego de conocer que un equipo de emergencias tuvo que ser despachado a su hogar para salvarlos del furioso gato Lux, un Himalaya negro con manchas blancas y 22 libras de peso.

Lee Palmer le contó que el domingo, cerca de las 8:00 de la noche, su hijo más pequeño, de sólo 7 meses de nacido, le haló la cola al gato y éste le respondió arañándolo en la frente. Entonces, dijo el padre de esta familia, él quiso reprender al animal y le dio una palmadita por el lado. Ese gesto bastó para desatar en Lux una agresividad hasta ese momento poco conocida.

El felino respondió con furia, atacando con sus patas e intentando morder a todos los miembros de la familia, incluido el perro con el que parecía llevarse de maravilla. Temerosos, los Palmer se recluyeron en una habitación y tras intentar salir en varias ocasiones a ver si Lux estaba más calmado y ver que no era así, entonces llamaron al 911.

“Tengo una emergencia particular aquí…”, se escucha decir a Lee Palmer en la grabación del 911. “Mi gato atacó a nuestro hijo de siete meses y yo le di por el lado y eso lo volvió loco… Estamos encerrados en una habitación, pero el gato no nos deja salir… está demasiado, demasiado, hostil”.

Escucha la llamada aquí

Mientras Lee Palmer respondía a las preguntas de la operadora que buscaba brindarle asistencia, de fondo se podían escuchar los gruñidos del iracundo Lux, que golpeaba la puerta buscando que los humanos o el perro se atrevieran a salir para darles su merecido.

Varios oficiales se trasladaron hasta la residencia de esta familia y en su reporte del incidente redactaron que lograron atrapar a Lux, quien se resistía a su “arresto”. Cuando lograron colocarlo en una jaula segura, entonces avisaron a los Palmer que ya podían salir.

“El gato permanece tras las rejas bajo custodia de la familia”, culmina el informe de los oficiales.

Lee Palmer, por su parte, aseguró a The Oregonian que aún no saben qué hacer con el animal. “Lo que definitivamente queremos es que ni se acerque al bebé”, confesó, al tiempo que en que expresó sus esperanzas en que este tiempo privado de su libertad ayude a Lux a mejorar su comportamiento.