Delitos menores no impedirán “perdones” migratorios

USCIS reabrirá casos de perdones (waivers) para determinar si una persona con delitos menores debe ser excluida del país

Autoridades del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (USCIS) anunciaron recientemente que reconsiderarán casos de “perdones” (waivers) de estadía ilegal en el país que negaron injustamente en el pasado por delitos menores en el récord de los solicitantes.

En un reciente correo electrónico, USCIS distribuyó copias de una orden emitida el 24 de enero pero poco publicitada, en la cual acordaban reabrir casos de perdones negados antes de esa fecha únicamente por razones de un delito en el récord, para determinar si la persona realmente debe ser excluida del país con base a la ley de inmigración vigente.

No todos los delitos cometidos por un inmigrante lo hacen inelegible para un perdón migratorio cuando tiene medios de legalizar su estatus por medio de un familiar. Según la ley, los delitos menores y delitos cometidos en la juventud no “excluyen” automáticamente a la persona.

Entre los delitos menores que no excluyen a una persona de poder inmigrar a Estados Unidos legalmente y obtener un perdón de reingreso están, como ejemplo, un delito de manejar bajo la influencia del alcohol, o robos menores. Los delitos de drogas, o violencia doméstica y otros delitos más graves son considerados delitos graves para la ley migratoria e impiden el otorgamiento de permisos.

Pero según explicaron abogados de inmigración y según detalló la directiva interna de USCIS, “USCIS estaba negando perdones I-601A en base a delitos (menores) que no hacen excluible al inmigrante, por lo tanto han reconocido que esto era incorrecto y están reabriendo los perdones para determinar si deben o no entregar el perdón”, explicó Mo Goldman, abogado de Tucson, Arizona.

El memorándum de USCIS aclara que corregirá esos errores y reabrirá casos que se negaron por error para reconsiderarlos.

Abogados especialistas en inmigración calificaron de “positivo” el reciente anuncio, que unido a la nueva política de permitir que los inmigrantes reciban los permisos dentro de Estados Unidos y no teniendo que salir del país, evitará que algunas familias resulten divididas por las complicaciones de la ley migratoria.

No se trata de una nueva ley o acción ejecutiva del Presidente Obama, como han alegado algunos medios conservadores, según explicó USCIS, sino simplemente es una rectificación de una práctica.