‘Nole’ avanza; Federer cae

Murray sucumbe frente al serbio y habrá un nuevo campeón en Miami

MIAMI (EFE).— Novak Djokovic se jugará el pase a la final de Miami ante el japonés Kei Nishikori (20), que eliminó a Roger Federer, mientras que la semifinal femenina la disputarán la china Na Li y la eslovaca Dominika Cibulkova, que eliminó a la polaca Agnieska Radwanska.

El serbio, número dos del mundo, sigue en su camino de lograr su cuarto título en Miami en detrimento del británico Andy Murray, que no podrá reeditar sus títulos de los años 2009 y 2013.

Djokovic sigue invicto desde que hace tres semanas inició su participación en el primer Masters 1.000 de la temporada, Indian Wells, y ganó a Murray por 7-5 y 6-3.

El escocés acusó su falta de acierto en los momentos decisivos del choque, como el undécimo juego del primer set, en el que con 5-5 en el marcador, no supo aprovechar el desempate que dispuso, mientras que Djokovic en el juego siguiente le rompió el saque y se llevó la primera manga sin muchas o pocas complicaciones.

El rival de Djokovic en semifinales será Nishikori, que superó a un Federer (5) al que le marcó su escaso 53 % de acierto con su primer servicio.

Federer, que llegó a este partido sin ceder un solo “break” en todo el torneo, perdió por 3-6, 7-5 y 6-3 ante el japonés, que se ha convertido en la gran revelación de este Masters 1.000 tras eliminar también en octavos al cuarto favorito, el español David Ferrer.

La otra semifinal saldrá de los partidos que se disputarán hoy entre el español Rafael Nadal y el canadiense Milos Raonic y el ucraniano Alexandr Dolgopolov y el checoslovaco Tomas Berdych.

En la jornada matutina del torneo, Cibulkova, décima favorita del torneo, se clasificó por primera vez a unas semifinales del Abierto de Miami tras levantar tres bolas de partido ante Radwanska.

Cibulkova ganó por 3-6, 7-6 (5) y 6-3, a pesar de que el “tie break” del segundo set llegó a estar 5-2 y que su rival tuviese tres opciones de llevarse el partido, pero su corazón y entrega la llevaron a ganar esa segunda manga y hacerse con la tercera con gran aplomo.