En sólo horas ejecutarán a mexicano Hernández en Texas

Amnistía Internacional lanzó un llamado de último minuto para que detengan la muerte de Ramiro Hernández Llanas
En sólo horas ejecutarán a mexicano Hernández en Texas
La justicia declaró culpable a Hernández Llanas en febrero de 2000 por la muerte, tres años antes, de un hombre para el que trabajaba y la violación repetida de la esposa.
Foto: Archivo

Dallas – La familia del mexicano Ramiro Hernández Llanas se despidió este miércoles del reo condenado a muerte, en una visita de cuatro horas realizada esta mañana en la Unidad Carcelaria Polunsky.

A la visita acudió la mamá del reo, Martha Llanas Zamora, de 75 años, y varios de los hermanos de Ramiro, quien permanece en el centro penitenciario desde el año 2000, poco después de ser sentenciado a la pena capital.

Hernández Llanas está programado a ser trasladado este miércoles a la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas, donde se ubica la cámara de la muerte.

El traslado de 65 kilómetros se realizará bajo fuertes medidas de seguridad y no se da aviso del mismo hasta una vez que el reo llega a la penitenciaria

La Penitenciaria Walls es una de las cárceles más viejas de Texas, ubicada en el centro de esa comunidad, donde desde hace más de 100 años las autoridades estatales realizan las ejecuciones.

De no posponerse la ejecución por la intervención en último momento de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos o del gobernador de Texas, Rick Perry, Hernández Llanas será ejecutado después de las 6 p.m. hora local de Texas mediante inyección letal.

Por su parte Amnistía Internacional (AI) hizo este miércoles un llamado de último minuto al gobernador Perry, para que detenga la ejecución del mexicano.

“Siempre tendremos esperanza hasta el último minuto porque el gobernador de Texas, Rick Perry, tiene la autoridad de detener esta ejecución hasta el último minuto, no es tarde aún hasta que no se le ejecute”, dijo el investigador de AI, Rob Freer.

Explicó que Perry puede frenar la ejecución del mexicano y ofrecer una suspensión provisional de 30 días, debido a las circunstancias de este caso en que Hernández Llanas fue juzgado por su estereotipo racial y no fue tomada en cuenta su salud mental.

Freer reiteró que de acuerdo con “los estándares internacionales no se debe usar la pena de muerte contra personas con discapacidades mentales”, pero señaló que la Constitución de Texas no protege a estas personas.

La organización pro derechos humanos con sede en Londres pidió que se aplace la ejecución hasta que la Suprema Corte emita un fallo sobre otro caso en Florida, donde se está evaluando si ese estado cumple con las especificaciones de una nueva ley federal emitida en 2002 que protege a personas con discapacidad mental.

En 2002 el Tribunal Supremo de Estados Unidos prohibió la ejecución de reos con discapacidad mental, pero el concepto es vago y cada estado determina a su manera si el preso cumple o no con los requisitos para ser considerado discapacitado.

  • La defensa de Hernández Llanas ha apelado, sin éxito, a su discapacidad intelectual, al incumplimiento parcial de sus derechos como ciudadano extranjero y, en las últimas semanas, al cambio de proveedor de los fármacos para la inyección letal en Texas.
  • La justicia declaró culpable a Hernández Llanas en febrero de 2000 por la muerte, tres años antes, de un hombre para el que trabajaba y la violación repetida de la esposa de éste, según figura en la ficha del Departamento de Justicia Criminal de Texas.
  • El mexicano, nacido en Nuevo Laredo ,fue sentenciado a la pena de muerte por homicidio, violación y robo con allanamiento. Su ejecución está prevista para las 6 p.m. horas locales en Huntsville, Texas.
  • Según los abogados del condenado, que actualmente son Naomi Terr y Sheri Johnson, Hernández Llanas sufre una discapacidad mental, pero durante su proceso judicial se descartó ese aspecto.
  • En cuanto al respeto a sus derechos consulares, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya concluyó en su día que EEUU sí cumplió con la necesidad de notificar al Consulado mexicano la detención de Hernández Llanas, pero no la obligación de informarle a tiempo sobre sus derechos de asistencia consular.
  • Es por eso que el nombre de Ramiro Hernández Llanas aparece en el llamado “Fallo Avena”, como se conoce la decisión de la CIJ de ordenar en 2004 a Estados Unidos la revisión de los casos de mexicanos condenados a muerte a quienes se violó el derecho a la notificación consular.
  • La corte internacional pidió, enmarcado en el Fallo Avena, que Estados Unidos revisara y reconsiderara tanto el veredicto como la sentencia del ciudadano mexicano, según recoge la información sobre el caso de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.
  • Después de eso, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendó suspender la ejecución hasta que se revise el caso.
  • Desde noviembre de 2000, la Cancillería mexicana dio apoyo en el caso, a través del Programa de Asistencia Jurídica a Casos de Pena Capital en Estados Unidos.