Sin ayuda al desempleado

El Congreso inició el receso de Pascua sin haber autorizado los beneficios de desempleo que expiraron en diciembre. En consecuencia, por lo menos 144 mil personas perderán esta ayuda durante las dos semanas de la vacación legislativa.

Esta cantidad de gente, calculada por el National Employment Law Project, se suman a los casi 2.8 millones de personas, que llevan mucho tiempo desempleadas, las que perdieron estos pagos después de 73 semanas, luego de que no se aprobara la extensión el año pasado.

Después de varios meses de conversaciones, el Senado finalmente aprobó, con la ayuda de 10 de legisladores Republicanos, una nueva extensión del beneficio que será abonado extendiendo la tarifa a los productos que cruzan aduanas y cambiando la manera en que las corporaciones contribuyen a su sistema de pensión.

En cambio, la mayoría Republicana de la Cámara de Representantes cuestionó desde el principio la viabilidad de la extensión, la manera en que iba a ser pagada y finalmente se opuso porque no incluía medidas que, según ellos, generan empleos.

En específico se propuso crear el oleoducto Keystone, perjudicar al Obamacare eliminado impuestos a aparatos médicos, bloquear nuevas regulaciones ambientales y dar una reducción impositiva al sector privado. Otra vez, los congresistas quisieron colocar en un proyecto importante una agenda que poco tiene que ver con el y que de otra manera no sería aprobada por si misma.

La falta de acción perjudica a la economía, que de otra manera recibiría una inyección de estímulo con el nuevo gasto de los desempleados. También afecta a estos trabajadores que, según el proyecto del Senado, estarían recibiendo capacitación laboral como condición para recibir el beneficio.

Es lamentable que quienes perdieron sus empleos hoy sean víctimas del manejo político. El último acto de la Cámara Baja antes de partir de vacaciones fue una declaración de principios al aprobar un presupuesto con pocas o nulas posibilidades de ser aceptado por el Senado y firmado por el presidente. Ellos deberían ayudar hoy a los estadounidense en necesidad en vez de estar encerrados en la burbuja ideológica.