Más confusión en Centinela

Al mismo tiempo que cerró esta semana el escandaloso caso de corrupción en Bell con la condena de Robert Rizzo, el Distrito Secundario Centinela Valley recién está reaccionando, de manera confusa, con el hecho de que su superintendente recibió el año pasado una compensación de 663 mil dólares.

La Junta de Educación reemplazó hace unos días a José Fernández, quien está suspendido con sueldo, por un asesor cercano a Fernández.En una confusa reunión, la Junta decidió contratar una firma de abogados para hacer un estudio forense del contrato de Fernández con el distrito, tomó una acción para corregir un serio error financiero del distrito al reportar al IRS las compensaciones de sus empleados y realizó un cambio interno sustituyendo a la presidenta de la Junta por otro de los cinco integrantes.

Todo esto da la impresión de que la Junta de Educación está más interesada en controlar el escándalo con acciones marginales que en explicar la lógica detrás de la exagerada compensación de Fernández.

Ellos fueron los que aprobaron una compensación muy superior a la del presidente Obama para dirigir un distrito de 6,600 estudiantes distribuidos en algo más de tres secundarias. Esta junta es la que dio la opción a Fernández para obtener del distrito un préstamo a bajo interés de 910 mil dolares para comprarse una casa. También una cláusula le aseguraba un aumento anual de 9%, otra exigía que para ser despedido tenía que contar con el acuerdo de cuatro de los cinco integrantes de la Junta y; de ser despedido sin causa, Fernández recibirá una elevada compensación

Nada de lo que ha hecho la Junta esclarece el porqué de la compensación y contrato de Fernández. Por el contrario, sus acciones son motivo de más preocupación sobre la competencia de este grupo de funcionarios a cargo de la educación de miles de estudiantes.