Chivas no aprovecha

El Rebaño cae ante Rayados y para el Apertura 2014 iniciará desde el fondo

GUADALAJARA, México.— El destino había sido benévolo con las Chivas, pero simplemente no quisieron ir a la Liguilla; ahora que alguien les avise que el descenso las acecha.

La mejoría que el Guadalajara había mostrado con la llegada de Ricardo La Volpe tuvo ayer un retroceso, que terminó por sepultar sus esperanzas de fase final cuando lo único que tenía que hacer era ganarle en casa al Monterrey.

El plantel sabía que el Morelia había perdió frente al Puebla, por lo que una victoria le daría el pase como octavo, pero las ganas de clasificar llegaron muy tarde.

En el primer tiempo, Rayados le regaló la iniciativa a los rojiblancos, pero, lejos de proponer, no tuvieron profundidad ante la mirada y corajes de La Volpe; ahora, el argentino tendrá que ponerse a planear el siguiente torneo para no tener a su afición sufriendo, ya que el descenso será un tema de cada semana en Verde Valle.

Efraín Juárez sentenció el juego con un gol que llegó al 84′.

El descanso presagiaba que las cosas no iban a pintar bien para Chivas. Omar Bravo gritó y empujó a Patricio Araujo cuando se dirigían al vestidor, luego de reclamarse tras un contragolpe del rival; Aldo de Nigris sostuvo a Bravo y el portero José Antonio Rodríguez controló al “Pato”.

Para la segunda parte, La Volpe mandó a su modesto arsenal ofensivo en busca del gol de la Liguilla y metió a Carlos Fierro, al recién recuperado Jesús Sánchez y debutó a Diego Hernández, a ver si uno de ellos resolvía el partido.

La táctica funcionó a medias, pues por unos 20 minutos echó para atrás al visitante, pero el gol jamás apareció.

El estratega dejó a Bravo como contención, pues uno de los sacrificados en los cambios fue Israel Castro. El capitán perdió balones y no aportó más al ataque.

La respuesta del Monterrey llegó con los ingresos de Cándido Ramírez y Omar Arellano, quienes dieron más dividendos con los espacios que dejaron los rojiblancos buscando el gol.

El adiós a la Liguilla parece el menor de los males para el Rebaño, pues la victoria de Puebla, la cual le puso la clasificación en bandeja de plata, terminó por mandarlo al antepenúltimo lugar de la tabla del descenso, sólo 3 puntos arriba de La Franja y el equipo que ascienda.

Los abucheos, que hace dos semanas La Volpe había cambiado por aplausos, volvieron.