Reacciones en NY

Nueva York — El sacerdote católico Peter Mushi, de la iglesia de Santa Cecilia en East Harlem, indicó que en vecindarios latinos los creyentes no abandonan el catolicismo en masa, pero reconoce que la situación es preocupante.

Mushi, cuya feligresía es mayormente mexicana y puertorriqueña, explicó que la renuncia de los fieles en parte se debe a la fuerte campaña puerta en puerta que mantienen iglesias como la mormona, evangélica y pentecostal. “Sus líderes son muy activos en la comunidad, están pendientes de los problemas de los inmigrantes”, apuntó.

Otros latinos optan por una religión más progresista. La activista transexual y organizadora de Se Hace Camino Nueva York (MRNY), Bianey García, comentó que la condena es una factor determinante. “La homofobia, las transfobia y la discriminación apartan a muchos miembros de la comunidad LGBTQ del catolicismo”, sentenció. “Buscan las religiones con fundamentos de tolerancia, respeto y apertura”.

El mexicano Josué Méndez (23), vecino del sur de El Bronx, se convirtió al cristianismo hace un año. “Me decepcionó la corrupción en la iglesia católica”, indicó. “Los actos de pederastia son horribles. Además, me parece ofensiva la riqueza de algunos sacerdotes”.

La mexicana Margarita López (53), feligrés de una iglesia mormona en El Bronx, es de padre católico, pero dejó de profesar hace más de una década. “Estoy contenta siendo escuchada. Contrario a lo que se cree, las mujeres tenemos fuerte presencia en la fe mormona”, dijo. “Cambié de religión porque estoy libre de prejuicios. Todos somos hijos de Dios y no tenemos derecho a señalar”.