Alertan a migrantes por altas temperaturas en Sonora

Las autoridades pronostican altas temperaturas superiores a los 40.5 grados centígrados en el Desierto de Sonora, donde cientos de indocumentados cruzan hacia EEUU
Alertan a migrantes por altas temperaturas en Sonora
Los indocumentados arriesgan su vida con el fin de alcanzar el "sueño americano".
Foto: Archivo

México.- “Es nomás unos días y es parte de la aventura”, dice el migrante Raúl Hurtado cuando se le informa en la casa del migrante La Divina Providencia, cerca de la frontera, sobre las temperaturas que ya superan los 40 grados centígrados en el desierto de Sonora y van en incremento constante hasta finales del verano.

La realidad es más complicada que el optimismo de Hurtado en el albergue: la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pronosticó que las altas temperaturas ya alcanzaron este lunes máximas de 40.5 grados en las regiones donde cientos de indocumentados tampoco ceden en el afán de cruzar a Estados Unidos.

El investigador del Colegio de Sonora, Adrián Mancera, alertó que entre los más vulnerables se encuentran los menores de edad “por la mala alimentación” desde sus hogares que se agudiza por las precarias condiciones del viaje desde el sur.

En el estado norteamericano de Arizona, la Patrulla Fronteriza reportó, en el año fiscal 2013, 200 muertes de inmigrantes; un año atrás, la cifra fue similar: 263 fallecimientos, 634 rescatados y 126,400 detenidos; en lo que va del 2014, ha documentado el hallazgo de 51 cadáveres de inmigrantes.

Desde principios de mayo pasado, las autoridades estadounidenses iniciaron la campaña Frontera Segura, un programa que opera desde 1998 e incluye agentes migratorios, técnicos y enfermeros capacitados para atender a los “sin papeles” que cruzan la región, principalmente mexicanos y centroamericanos.

De lado mexicano, cada año el Instituto Nacional de Migración despliega en la frontera a 13 equipos de los Grupos Beta para auxiliar a los indocumentados con problemas por las altas temperaturas entre los meses de mayo y agosto.

En este periodo, la Conagua recomienda a la población mantenerse hidratada y comer porciones pequeñas y con frecuencia.